Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

La Protectora de Jaca denuncia tres casos de perros heridos en peleas

En los últimos meses han atendido a animales con heridas similares que pueden ser mordiscos de otros canes.

Sobre estas líneas, Golfo y Kayak. Arriba Kabul.
La Protectora de Jaca denuncia tres casos de perros heridos en peleas
L. Zamborán

Kayak es un cachorro de 10 meses de pastor alemán, adoptado hace poco por una familia, ya que se encontraba en la Protectora de Animales de Jaca. Su historia podría ser como la de muchos otros perros, que se encuentran abandonados y son recogidos por los voluntarios de la asociación. Pero en este caso, la historia es mucho más grave, ya que fue encontrado por la Policía Local de Jaca y con múltiples heridas, presumiblemente mordiscos de otros canes. No tenía chip, y por ello no se ha podido identificar a su propietario.

Por desgracia, el de Kayak no es un caso aislado. La protectora ha atendido en los últimos seis meses a tres animales con heridas muy similares, posiblemente procedentes de peleas de perros o utilizados como ‘sparring’ para entrenar a otros canes. En este sentido, cabe recordar que el pasado mes de octubre una operación conjunta de la Policía Nacional y Policía Local de Jaca permitió detener a cinco organizadores de peleas de perros cuando se disponían a enfrentar a dos canes. Los detenidos se habían desplazado desde Huesca a Jaca para que uno de sus animales peleara contra otro can entrenado para este tipo de luchas.

Desde la Protectora de Animales de Jaca se recuerda que las peleas de perros "siempre han existido, existen y existirán, pero hay que ponerles fin". Por ello, y después del último caso, tanto la entidad como la Policía hace un llamamiento para que la gente que sepa algo denuncie estos casos de maltrato y contribuya a concienciar de que los perros son seres vivos.

Kabul tenía solo cinco meses cuando apareció casi en el mismo sitio que Kayak, pero "tirado" en un paso de cebra. Según explican desde la Protectora, tenía fracturas anteriores infectadas, posiblemente causadas por mordiscos, y otras recientes. Algunas heridas eran tan profundas que tuvo que ser operado de una de las patas. Consiguió salir adelante y al igual que Kayak, no tenía chip. También fue adoptado muy pronto.

Estos dos casos tuvieron un final feliz, pero no le ha pasado lo mismo a Golfo, el perro que fue rescatado en la operación policial del pasado mes de octubre. Como es la prueba de un juicio, que todavía no se ha celebrado y se desconoce cuándo será, el animal sigue en el albergue, en una jaula y sin poder ser adoptado. "Este perro es buenísimo pero, a pesar de que nos hemos dirigido al juzgado para pedir que lo pongan a nuestro nombre, no nos han contestado. Esto implica que el animal sigue a nombre del maltratador, al ser perro de presa no se puede dar ni en adopción ni en acogida y no lo podemos esterilizar", explica una voluntaria. "Es una prueba, pero es un ser vivo", añade.

A todo esto, se suma que tras esta intervención, llamaron a la entidad para que uno de los acusados por peleas de perros hiciera servicios en dicha protectora para conmutar la pena. "Lo rechazamos, porque es vergonzoso", afirma.

Tras el caso de Kayak, que se dio a conocer a través de las redes sociales, muchas personas han dejado comentarios, diciendo que se sabe quién o quiénes son los responsables, pero nadie denuncia. "Nos da pena y condenamos el maltrato, pero no lo denunciamos, y somos los ciudadanos los que tenemos que parar esto, con vídeos, fotos, llamadas a la policía o nombres", recuerdan desde la protectora.

Delito y pena de hasta un año

José Miguel Larraz, jefe de la Policía Local de Jaca, explicó que Kayak es el primer perro que encuentra una patrulla en estas condiciones, aunque se han realizado "otras intervenciones por otras cuestiones". Al no tener chip y como nadie se ha dirigido a la Policía para facilitar alguna información más, "no tenemos datos para poder determinar los hechos".

Larraz insiste en que determinadas situaciones, deben comunicarse a la Policía cuando se tenga conocimiento de ellas. Cabe recordar que el maltrato animal está recogido en el Código Penal, y llega e implicar penas de prisión desde tres meses a un año cuando se ocasionen lesiones a los animales. En caso de causarse la muerte del animal, la pena de cárcel puede elevarse a 18 meses.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión