Despliega el menú
Huesca

Siétamo recupera como espacio de ocio el entorno de las ruinas del castillo del Conde Aranda

La Diputación Provincial de Huesca ha recuperado la zona de acceso a la muralla y al torreón circular del enclave, considerado Bien de Interés Cultural.

Siétamo recupera como espacio de ocio el entorno de las ruinas del castillo del Conde Aranda.
Siétamo recupera como espacio de ocio el entorno de las ruinas del castillo del Conde Aranda.
Heraldo

Era hasta ahora una zona degradada y prácticamente inaccesible, pero el entorno de las ruinas del castillo del Conde de Aranda, en Siétamo, se ha transformado en un espacio de encuentro y ocio para las familias y los turistas de esta localidad cercana a Huesca.

Estos restos, que recuerdan el palacio donde en 1719 nació Pedro Pablo Abarca de Bolea y Ximénez de Urrea, están catalogados como Bien de Interés Cultural. La zona acondicionada con la financiación de la Diputación Provincial es una superficie de más de 1.000 metros cuadrados que recibe a los visitantes junto a la parte de la muralla que todavía se conserva y al torreón circular, que mira a la plaza mayor desde una zona anexa a la antigua N-240. Desde aquí se puede divisar el vasto paisaje que rodea a esta población, a los pies de la sierra de Guara.

Las actuaciones han consistido en el vallado, la reconstrucción de los restos de un pozo y los de un aljibe, al mismo tiempo que se han cubierto los restos que tenían riesgo de derrumbe. El proyecto ha consistido en instalar nuevo alumbrado, retirar un antiguo cartel metálico y reparar una edificación destinada a almacén.

El coste no ha llegado a los 50.000 euros “y no hubiera sido posible sin la ayuda económica y a todos los niveles de la Diputación”, destacó este martes el alcalde Siétamo, Vicente Crespo. “Las ruinas históricas van a tener un sentido y podrán disfrutarse, tener el uso lúdico y social que ya se nota”, añadió. El ayuntamiento ya se plantea utilizar este este espacio para hacer conciertos en verano e incluso un certamen de jota.

El alcalde se mostró satisfecho con el resultado del acondicionamiento de la carretera entre Siétamo y Arbaniés, donde la Diputación de Huesca ha acometido obras por 231.000 euros. El presidente de la corporación provincial, Miguel Gracia, visitó el conjunto este jueves.

“La mayor satisfacción que tenemos es ver el resultado de un proyecto que plantea un ayuntamiento”, dijo. “Ellos lo plantean y nosotros, con nuestros medios económicos y capacidades técnicas y jurídicas, los hacemos realizables”, añadió , así es cómo ha dibujado Gracia el modo en el que la DPH recoge las necesidades de los municipios.

Etiquetas
Comentarios