Despliega el menú
Huesca

"Camarero, una caña directa de la motosierra"

La cerveza artesanal Trenzadora estrena un peculiar grifo como homenaje al trabajo en los caminos del Sobrarbe.

Cerveza Tronzadora directa de la motosierra
Cerveza Tronzadora directa de la motosierra
Cerveza Rondadora

En la barra del bar restaurante Sánchez de Aínsa hay desde hace tres días un nuevo inquilino, que se hace sitio entre las tapas y los desayunos, pero que no deja indiferente a nadie. Una enorme motosierra acapara todas las miradas y las preguntas de los clientes, y es que esconde el grifo de cerveza más original que se recuerda en la zona, que sirve directa, fresca y espumosa Tronzadora, la variedad de cerveza artesana que desde hace un tiempo ‘riega’ los caminos de la comarca.

“Una parte de lo que se recauda con la venta de Tronzadora va directo a un proyecto destinado a la recuperación del entorno, por eso la identificamos con en su diseño con un hombre portando una motosierra. A partir de allí, pensamos en cómo distinguirla todavía más de cara a los clientes, y la idea resultante es este original grifo”, explica Guillero Brun, uno de los cinco fundadores de Cerveza Rondadora, marca bajo la que se engloba esta variedad y que se lleva a cabo de manera artesanal a través de la iniciativa de varios jóvenes que han visto en la producción de esta bebida una forma de ganarse la vida sin necesidad de dejar sus pueblos natales.

Así nació esta marca de cerveza, que se ha convertido en la bebida más ligada al proyecto Zona Zero de Aínsa, que busca atraer a turistas a la comarca promoviendo la creación de rutas para ciclistas. Y vinculado también a esa iniciativa está el establecimiento que acoge ahora el peculiar grifo de cerveza. “Es un punto de parada muy habitual por los ciclistas que nos visitan y uno de los puntos de venta de nuestras variedades, por lo que lo hablamos con los propietarios y se mostraron encantados”, explica Brun.

El diseño quedó de la mano de una empresa con la que ya habían fabricado algunos cañeros más especiales, con formas de madera, y si algo tuvieron claro al ver el resultado es que no dejaría indiferente a nadie. “La verdad es que nos pareció que era muy grande y muy rompedor dentro de la estética de cualquier bar, por lo que hasta el último momento dejamos en la voluntad de los propietarios del establecimiento el colocarlo. Sabíamos que podía ser un poco disonante dentro de su decoración”.

Pero en el hotel Sánchez accedieron a servir Tronzadora directa de la motoriserra y desde este viernes se ha convertido en gran reclamo para sus clientes. "Han sido muchas las fotos ya en redes sociales, y la verdad es que estamos sorprendidos, ya que teníamos reservas sobre si iba a gustar", asegura el joven. De hecho, esa misma mañana ya recibieron una llamada desde un centro 'indoor' de Madrid pidiendo las referencias para poder encargar una idéntica para su establecimiento.

Por ahora, asimilan el éxito de su motosierra de cara a instalarlas en otros bares y restaurantes de la zona, a la vez que meditan a qué proyecto destinarán lo recaudado con la venta de Tronzadora. Durante la última ferieta de Aínsa realizaron un particular castin en el que recibieron diferentes iniciativas con un común denominador: estar destinadas a promover la actividad en los caminos del Sobrarbe. "Hemos fijado hasta el próximo 19 de marzo para debatir nuestra decisión, será entonces cuando tomemos una decisión, que no será fácil, ya que hay varias opciones muy interesantes", comenta Brun. Mientras tanto, y para amenizar la espera: "Camarero, una caña directa de la motosierra".

Etiquetas
Comentarios