Despliega el menú
Huesca

El Pirineo y el Bajo Aragón hacen frente común para reclamar compensaciones por los embalses

Adelpa y los regantes de Caspe exigen a la Confederación Hidrográfica los 30 millones de euros de los fondos de la energía reservada prometidos por el anterior presidente.

La histórica reivindicación de los municipios con embalses y centrales hidroeléctricas de lograr compensaciones por los sacrificios que estas infraestructuras han supuesto para el territorio, ha unido a los habitantes de la montaña y el llano. La asociación que agrupa a los ayuntamientos del Pirineo (Adelpa) mantuvo un encuentro ayer en Huesca con la comunidad de regantes de Civán y el alcalde de Caspe para hacer un frente común en la reclamación del 25% de la energía de los saltos, la que las empresas deben entregar al Estado a precio de coste.

El anterior presidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro, Xavier de Pedro, a lo largo de 2014 y 2015, se comprometió con las comunidades de regantes y los ayuntamientos para invertir esos fondos, pero todo ha quedado en papel mojado. Con Aínsa, Naval, Abizanda, La Fueva, Palo y Secastilla firmó un convenio de cesión de una parte de la energía de las centrales de El Grado I y II y Mediano, lo que se iba a traducir en la obtención de kilovatios más baratos para el alumbrado de calles e instalaciones municipales. En el caso de la localidad zaragozana de Caspe, recordó ayer su alcalde, Jesús Senante, se pactó una obra de 600.000 euros que no se ha hecho porque nunca ha llegado el dinero.

"Todos juntos podemos conseguir algo que solos no lograremos. El Pirineo y el Bajo Aragón hemos sufrido los embalses, nos inundaron 3.500 hectáreas de la mejor huerta de Caspe cuando se hizo el embalse y a cambio no hemos recibido prácticamente nada", declaró el alcalde. El pasado 2 de febrero se reunieron con el actual presidente de la CHE. "La energía reservada es un tema que no quieren tratar. Según nos comunicaron, Endesa les dio 30 millones de euros por dos años. De esos, teóricamente 15 se iban a invertir, pero cuando se fue Xavier de Pedro y entró Raimundo Lafuente, el nuevo presidente lo bloqueó", aclaró Senante.

"Hay un problema común"

El presidente de Adelpa, Pablo Castán, reconoció que la energía reservada no solo afecta al Pirineo sino también a otros territorios que soportan grandes infraestructuras, como el embalse de Mequinenza. "Unos en el llano y otros en la montaña tenemos un problema común. Hemos sufrido grandes afecciones desde que se construyeron los embalses y hoy en día los fondos de la energía reservada no vienen al territorio, no se traducen en infraestructuras para nuestros pueblos que posibilitarían una mejor calidad de vida y un aumento de la población", declaró.

Al encuentro, además de representantes municipales, asistieron los regantes de Caspe. "Después de más de 50 años con el embalse, no hemos visto absolutamente ningún beneficio de esa gran obra que se hizo para facilitar el desarrollo de otras regiones, en este caso de Cataluña". Benito Jimeno, presidente de la comunidad de regantes de Civán, explicó que se pusieron en contacto con la Asociación de Entidades Locales del Pirineo al conocer las gestiones de esta entidad para conseguir los beneficios de la energía reservada. "Hemos visto cómo nos inundaban las tierras y cómo pasaban las líneas de alta tensión, pero no hemos visto infraestructuras que generen riqueza", lamentó. Reconoció que los embalses han permitido modernizar la agricultura, pero un territorio no puede vivir solo de este sector. "Si producimos energía y no nos llega el desarrollo en industria o servicios, algo tiene que cambiar".

Etiquetas
Comentarios