Despliega el menú
Huesca

"Mis padres se niegan a usar el móvil y pensé que cambiarían si tuvieran una aplicación así"

Walqa, Fundesa y La Caixa han premiado una herramienta que facilita el uso del teléfono a mayores y discapacitados.

Francisco Broto, con la agenda inteligente que ha creado para facilitar el uso de los móviles.
"Mis padres se niegan a usar el móvil y pensé que cambiarían si tuvieran una aplicación así"
José Luis Pano

Una aplicación diseñada para facilitar el uso del móvil y ayudar así a reducir la brecha digital en las personas con problemas de accesibilidad, como las discapacitadas, o que desconocen el uso de estas tecnologías, como le ocurre a muchas personas mayores. Este es el objetivo de Reddiary, una herramienta desarrollada por el joven emprendedor barbastrense Francisco Broto que ha sido premiada en el programa Startup Huesca por Walqa, Fundesa y La Caixa con un año de alquiler en el espacio de ‘cowalqing’ para completar el desarrollo de su idea de negocio y establecer sinergias con las empresas del parque tecnológico.

Este ingeniero técnico de telecomunicaciones de 34 años comenzó a trabajar de programador, pero un día decidió dar un giro radical y montó con su mujer en Barbastro una ludoteca social que reservaba un cupo de plazas gratuitas para niños con pocos recursos. Sin embargo, el recorte de ayudas les obligó a echar el cierre a los cinco años. "Y como echaba de menos lo tecnológico pero a la vez quería seguir vinculado al mundo social, se me ocurrió crear una empresa que combinara ambas cosas", recuerda. Y fundó Tinnwork (que juega con la similitud fonética de la palabra inglesa ‘teamwork’ o trabajo en equipo), dedicada a "dar apoyo tecnológico a ideas que pueden ayudar a mejorar nuestras vidas".

Francisco Broto encontró en sus padres la inspiración para sacar adelante su primer proyecto social, Reddiary, "porque se niegan a utilizar el móvil y pensé que a lo mejor con una aplicación así cambiarían", admite. Y es que es una ‘app’ que simplifica las principales funciones de un móvil.

Por un lado, hay una agenda física en la que cada página tiene una etiqueta con tecnología NFC (sistema de comunicación inalámbrico de corto alcance) con una función asociada distinta: realizar llamadas, comprobar el siguiente evento del calendario, revisar llamadas perdidas y mensajes entrantes, enviar un SMS, lanzar una aplicación, leer noticias, iniciar una navegación de Google Maps... Además, permite leer en voz alta las consultas. El usuario solo tiene que descargarse la aplicación de Android, con una configuración muy sencilla, "y simplemente cuando apoya el teléfono en la página, detecta la etiqueta asociada y automáticamente inicia la acción que se indica", explica Broto, que ya está desarrollando nuevas páginas con funciones adaptadas a colectivos específicos.

Este emprendedor resalta que los avances tecnológicos no benefician por igual a todos. "El hecho de que los móviles ya no tengan teclados supone un avance para muchos, pero para otros es un gran problema ya que hace falta precisión, pulso e incluso buena vista. Y este tipo de aplicaciones solventan esas brechas digitales". Además, en su investigación de campo previa comprobó que había muchas aplicaciones enfocadas a controlar a personas mayores y discapacitadas, "pero para fomentar su autonomía no encontré gran cosa".

La aplicación todavía no está a la venta ya que está cerrando aún los detalles del proceso de fabricación, que se realizará en un centro especial de empleo de la Fundación Rey Ardid de Zaragoza. Además, habrá pruebas piloto en una residencia de mayores y con personas de diferentes tipos de discapacidades motrices y visuales de Cadis Huesca.

Ve un gran futuro de posibilidades por delante ya que considera que "la tecnología debería implicarse más en el ámbito social porque todavía quedan muchos problemas por resolver".

Etiquetas
Comentarios