Despliega el menú
Huesca

El puente colgante de Jánovas se convierte en monumento

Es único en España por mantener sus cables originales y un símbolo de la resistencia contra el embalse.

Puente colgante que conduce a Jánovas, situado en el desfiladero sobre el río Ara.
Puente colgante que conduce a Jánovas, situado en el desfiladero sobre el río Ara.
Rafael Gobantes

El puente colgante de Jánovas ha sido testigo de la trágica historia de este pueblo. Su imagen esta asociada a la marcha forzada por la amenaza de un pantano que nunca se hizo y ahora es sinónimo de la esperanza de los antiguos habitantes por recuperar sus casas y volver a dar vida a este rincón situado a orillas del río Ara donde están empezando a rehabilitarse algunas viviendas, cuyas chimeneas ya humean. Está situado justo en el desfiladero donde iba a levantarse la presa.

Pero al margen del valor simbólico y sentimental, su estructura le ha valido el reconocimiento de la Dirección General de Cultura y Patrimonio, que ha iniciado el procedimiento para su declaración como Bien de Interés Cultural en la categoría de monumento. Hace un año y medio comenzó la tramitación para considerarlo ‘bien catalogado’ pero se ha aumentado el nivel de protección a la categoría de ‘monumento’ en atención “a sus valores culturales”. Su singularidad radica en que es uno de los pocos puentes de España e incluso de Europa que conserva elementos originales, en con­creto el cableado de 1881.

Según la administración, es esta figura de protección la que mejor se adecua a la naturaleza, características y valores culturales del elemento arquitectónico, “al ser un ejemplo único”. La iniciación de este procedimiento conlleva la aplicación inmediata y provisional de un régimen de protección. El Boletín Oficial de Aragón publica este viernes la incoación del procedimiento y la apertura de un periodo de información pública.

La petición de una figura de protección fue reclamada por la asociación de antiguos vecinos, hoy agrupados en la Fundación Jánovas. “Lo solicitamos hace un año y medio a partir de un informe que nos hizo un ingeniero de caminos. Para nosotros representa mucho porque es la conexión de Jánovas con el mundo, el único paso real para llegar al pueblo”, señala el vicepresidente, Óscar Espinosa. Pero además es un emblema de “la resistencia” de sus habitantes contra la gran obra de la presa que iba a inundar sus casas y sus tierras. “Se ha mantenido en pie igual que nosotros hemos mantenido la lucha para recuperar Jánovas”, aclara. La figura de protección es importante “como reconocimiento a una zona que hay que tratar bien, que hay que proteger”.

Fue construido en 1881 y se sitúa sobre el río Ara, aguas arriba del singular desfiladero de Jánovas, uniendo los dos antiguos caminos que discurrían a poca altura sobre el cauce por el congosto y que formaban parte del camino a Francia por este valle. Según la Dirección General de Patrimonio, “puede considerarse el único puente colgante del siglo XIX que se mantiene en España y en los países del entorno y que conserva sus elementos estructurales originales, incluido el singular sistema de cables formados por alambres paralelos”. Esta formado por estribos, torres, cables principales, péndolas y tablero de madera. Los dos estribos son de piedra de unos 5 metros de altura y se sitúan separados a ambos márgenes del río formando un paso de unos 48 metros. Sobre cada estribo se levantan dos torres de casi tres metros. Los cuatro cables principales están formados por unos 80 alambres cada uno, según un sistema inventado por los hermanos Seguín en Francia. Los expertos creen que es muy posible que este puente lo construyera su empresa.

Etiquetas
Comentarios