Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

Jaca debate sobre los pros y contras de la futura variante que unirá las dos autovías

El Ayuntamiento y los empresarios apoyan el trazado, aprobado en su día por unanimidad, pero la plataforma de afectados pide abrir un debate ciudadano.

El salón de plenos se llenó de público para asistir a la mesa informativa
Jaca debate sobre los pros y contras de la futura variante que unirá las dos autovías
Laura Zamboraín

El desarrollo y el crecimiento de Jaca contra el impacto visual, la contaminación y la fragmentación de la zona norte de la ciudad. Estos fueron los pros y los contras, respectivamente, que se debatieron ayer en la mesa informativa organizada por el Centro de Iniciativa y Turismo (CIT) en el salón de plenos del Ayuntamiento de Jaca, sobre el proyecto de la variante que enlazará las autovías A-21 y A-23 en la capital jacetana.

La idea era proporcionar información a la ciudadanía sobre este corredor y por ello se contó con personas conocedoras del tema. Comenzó las exposiciones el alcalde de Jaca, Juan Manuel Ramón, que detalló todo el proceso llevado a cabo en el consistorio desde el año 2000, cuando comenzaron a tomarse las primeras decisiones relativas a la autovía. El primer edil matizó que la administración local "solo podía opinar, no decidir sobre esta cuestión". Todos los grupos votaron "por unanimidad" entre las tres opciones que se dieron sobre la variante, y se apoyó la propuesta actual.

Juan Manuel Ramón aseguró que no existía opción sin inconvenientes y que las grandes obras públicas siempre conllevan la existencia de personas afectadas. "Nuestro objetivo como ciudad es que cuando finalicen las obras en el puerto de Monrepós, esté la variante acabada, porque si aumenta el tráfico pesado circulará por el centro de Jaca y por seguridad y por contaminación, no sería conveniente", concluyó el alcalde.

Federico Fillat, ingeniero agrónomo, habló en nombre de la asociación de afectados Jaca sin Perder el Norte y aclaró que no están en contra de las autovías, ni del progreso y el desarrollo, pero sí de la variante, debido a la contaminación y al impacto visual que generará, entre otras cuestiones. "Consideramos estas razones suficientemente importantes para replantear el actual trazado y abrir un debate ciudadano", señaló en su intervención.

La opción menos mala

A continuación Blanca Tello, doctora en Ciencias Geológicas, fue la encargada de aportar la información sobre los trámites realizados desde el año 1996, "porque ha habido mucha opinión hasta ahora y poca información". La construcción de la variante "será la cuarta mayor obra en carreteras de los últimos 5 años", dijo, y recordó que en 2016 el Ministerio de Fomento solo inauguró 14 kilómetros de autovía en toda España, por lo que la construcción de este corredor, autorizado por el Consejo de Ministros a final del año pasado, supone, a su juicio, una buena noticia.

Según indicó la geóloga, se eligió el proyecto actual "porque hay que buscar la opción que menos impactos produce". Sin embargo, los argumentos que expuso no agradaron al público que llenó el salón de plenos del ayuntamiento, que la interrumpió en varias ocasiones.

El último turno de palabra en la mesa informativa fue para Pedro Marco, presidente de la Asociación de Empresarios de la Jacetania, quien argumentó que la variante traería beneficios económicos y turísticos para la ciudad, según concluyen los estudios encargados en 1992 y 1996. Este representante comentó que los parones de las obras en las autovías no han hecho más que frenar el desarrollo de Jaca como destino turístico.

Margarita Langa, de la asociación de afectados, se mostró en contra de las cuestiones argumentadas por tres de los ponentes y le recordó al alcalde que no son 50 los afectados por la futura variante, "somos 937 socios".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión