Despliega el menú
Huesca

El quebrantahuesos cría en los Picos de Europa medio siglo después de su extinción

El reciente hallazgo de un nido en Arenas de Cabrales evidencia la reproducción de una pareja que procede de Ordesa.

Imagen de archivo de un ejemplar de quebrantahuesos
Imagen de archivo de un ejemplar de quebrantahuesos
FCQ

Aragón continúa ejerciendo un papel fundamental en el proceso de reintroducción del quebrantahuesos en los Picos de Europa. El reciente hallazgo de un nido en Arenas de Cabrales evidencia la reproducción de una pareja en edad adulta que procede del Pirineo. Hacía más de medio siglo que no se encontraba un núcleo fecundador de la especie, y, aunque el éxito de las unidades primerizas es bajo, a comienzos de marzo podría llegar el nacimiento.

Deva, hembra de siete años que fue trasladada desde Ordesa, y Casanova, macho que voló hasta Asturias por su propia voluntad, son los dos ejemplares que vienen desarrollando comportamientos significativos desde hace tiempo. Razón por la que la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ) intensificó su seguimiento sobre ellos y dio con una cavidad en la que guardan uno o dos huevos.

"Al observar que defendían una zona de gran calidad de hábitat y trasladaban hacia ella material de construcción, nos centramos en ese determinado escenario. De esta forma, constatamos que había reproducción", explica Gerardo Báguena, director de la FCQ, y lamenta que la distancia que hay hasta el nido les impida "conocer con certeza" lo que contiene. "Aunque haya dos huevos, solo sobrevivirá un polluelo. Pero hay que tener claro que es realmente complicado que el primer intento dé resultado", aclara.

La FCQ trabaja desde la década de los 90 para que el quebrantahuesos pueda volver a asentarse en los Picos de Europa y, tal y como ensalza Báguena, "este paso demuestra que su extinción contemporánea es reversible". La caza, los venenos, la pérdida de la ganadería de montaña y el coleccionismo son las principales amenazas de un animal del que solo quedan 86 parejas reproductoras en el Pirineo oscense.

"La labor de Aragón hace posible el procedimiento que se está llevando a cabo. Es importante destacar la cooperacion con el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido", recuerda Báguena, y agradece también la "colaboración" de las comunidades de Asturias, Castilla y León y Cantabria "para ayudar a la recuperación de las poblaciones". En ese sentido, añade que "además de Deva y Casanova, por el Macizo Central de los Picos de Europa se distribuyen otros 14 jóvenes quebrantahuesos que fueron trasladados en huevos antes de nacer".

Actualmente tienen efecto de llamada para otros ejemplares, favoreciendo la conexión natural entre las montañas del Pirineo y de la Cordillera Cantábrica. Después se irán incorporando progresivamente a la función reproductora.

Etiquetas
Comentarios