Despliega el menú
Huesca

Alcaldes de Ordesa critican la falta de previsión en el tercer día de cierre por afluencia masiva

El acceso al parque volvió a cortarse ayer a las 9.20 y también al valle de Bujaruelo. Los municipios reclaman más personal de atención para evitar dar una mala imagen.

Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido
Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido
C.H.T.

El Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido volvió a cerrar ayer el acceso a primera hora de la mañana y por tercer día consecutivo por la masiva afluencia de visitantes. Como ya sucedió el domingo, a las 9.20 se cortó la carretera en el puente de los Navarros, después de que se llenara el parquin, y no se pudo reabrir hasta las 13.55. Para el Pilar se cerró dos días y en todo el verano 3 o 4, pero nunca se había dado esta circunstancia y en estas fechas. Los alcaldes del entorno criticaron ayer la falta de previsión ante un puente festivo para el que las reservas ya estaban al completo y daban buen tiempo.

Principalmente, denunciaron la ausencia de personal para atender a los visitantes así como la falta de diálogo con los municipios y empresarios de la zona para evitar estas situaciones. El presidente de la comarca de Sobrarbe, Enrique Campo, resaltó que sabiendo con antelación que iba a haber mucha afluencia se tendría que haber previsto porque "la imagen de Sobrarbe queda un poco dañada, ya que el parque es el principal motor de desarrollo".

El alcalde de Torla, Miguel Villacampa, resaltó que le constaba que había pocos empleados trabajando y con un horario inadecuado, ya que cuando llegaba un trabajador a la pradera ya estaban todos los coches aparcados, "y posiblemente mal", y no había nada que hacer. Además, tampoco había personal de información. Estos días el cierre se ha determinado al llenarse el parquin, en el que se calcula que caben entre 500 y 550 coches. Con esta cantidad, se estima que se alcanza el aforo de 1.800 visitantes que limita el Plan de Uso y Gestión de este espacio. Este cálculo solo es exacto en verano, cuando funciona el servicio de autobús desde Torla, que se suspendió el 11 de septiembre. Entonces, se cierra cuando se han vendido 1.800 tiques y se venden más a medida que van regresando.

"Entiendo que en épocas de más afluencia y con buen tiempo hay que tener una previsión de más personal. Al final, esto es un negocio y tenemos que movernos en función de la gente", comenta Miguel Villacampa, que sugiere que pregunten en los valles cómo van las reservas. "El problema es para la gente que viene de lejos y no puede subir", ya que se da mala imagen.

La alcaldesa de Broto, Carmen Muro, criticó la situación, ya que recibieron muchas quejas en la oficina de turismo, que achacó a "una falta de previsión total". Apuntó que una solución podría ser retomar el servicio de autobuses en estas fechas en las que ya se sabe que va a haber mucha afluencia porque cree que con los coches se deja a más gente fuera. Como alternativa, cuando estos llegaban al puente de los Navarros, se les ofrecía desviarse al valle de Bujaruelo al que también, por segundo día consecutivo, la Guardia Civil limitó el acceso.La explicación del director

El director del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, Manuel Montes, resaltó que en los cinco años que lleva nunca se había cerrado tres días consecutivos, ni en estas fechas, ni a unas horas tan tempranas, pero no apuntó ninguna solución. El sábado cerró de 10.35 hasta las 15.00 y el domingo de 9.20 hasta las 15.30. Montes opinó que aunque hubiera estado el servicio de autobuses se hubiera cerrado igual y, una vez que se completa el parquin, "hay que cortar porque si no podría haber un problema de orden público. Además, así el visitante que entrar puede disfrutar de la visita sin aglomeraciones".

El alcalde de Torla explicó que cuando el parque gestionaba este servicio nunca funcionó en este puente y que el Ayuntamiento lo probó el primer año que lo asumió. Sin embargo, aunque haga buen tiempo en estas fechas apenas da el sol en la pradera y la temperatura baja mucho para hacer esperar a los visitantes al autobús tras llegar sudados, ya que como hay pocas horas de sol bajan todos al mismo tiempo . "No quiero asumir esa responsabilidad de que cuando vuelvan tengan que hacer una cola con frío", justificó.

Pero no solo afectó al sector Ordesa sino también a Añisclo y Pineta, comentaron tanto el alcalde Torla como el de Bielsa, Miguel Noguero. "El problema es que parece que se cierra en invierno, porque se queda sin servicios. No puedes tener los baños cerrados o el puesto de información, que es lo que ha sucedido en Pineta, pero tampoco había nadie en la pradera de Ordesa ni en Añisclo", comentó el alcalde de Bielsa, Miguel Noguero. "Ahora que hemos conseguido desestacionalizar el turismo, porque al parque viene gente todos los días del año, ahora parece que no nos lo creemos. Esto no funciona así y hay que arreglar la gestión para que sea operativo todos los días del año", aseguró. Aunque en el sector de Pineta no tienen problemas de acceso, Noguero cree que no es normal que el visitante llegue y no se encuentre a nadie que le informe de qué ruta puede hacer o de cómo se encuentra el terreno. Y se calcula que el domingo había unos 350 vehículos. "Los servicios tienen que estar a la altura de un parque nacional. ¿Para eso nos hipotecan el territorio?", comentó. En Añisclo, donde hasta hace pocos días estaba regulada la estrecha carretera para que sea de un solo sentido, el fin de semana también se produjo algún atasco al haberse suprimido la limitación de cara al invierno, resaltó.

El récord del turismo

Por su parte, el presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, comentó en su visita al monasterio de San Victorián, que es una situación que habrá que analizar contando con la opinión de los habitantes del territorio. Y lo hizo después de resaltar que este año se puede batir el récord de 3 millones de visitantes, tras un crecimiento sostenido del 11%. Lambán, que precisamente se encuentra de puente en Sobrarbe, resaltó el potencial de Aragón como lugar turístico de referencia por patrimonio cultural y natural. Además, resaltó que el turismo supone el 10% del PIB aragonés y lo ve como un motor para frenar la despoblación.

Etiquetas
Comentarios