Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

El polémico coto de Bastarás tiene hasta 2017 para matar animales antes de quitar la valla

En internet se ofertan monterías esta temporada, la última para esta finca de 2.000 hectáreas del Parque de Guara. Es el primer coto anulado en Aragón por irregularidades.

El coto de Bastarás, como muestra esta imagen de archivo, está vallado desde 1977.
El coto de Bastarás, como muestra esta imagen de archivo, está vallado desde 1977.
heraldo

El juicio contra el empresario leonés Victorino Alonso y Fimbas S. A. por la destrucción de la cueva de Chaves evidenció las irregularidades cometidas en el coto de Bastarás, donde se localizaba el yacimiento neolítico. Los daños al patrimonio histórico eran la punta del iceberg de una serie de irregularidades que afectaban también a la Ley de Montes y a la Ley de Caza. La más grave, la introducción de una especie exótica, el arruí, acabó costándole a la empresa la anulación del coto que tiene en la finca de 2.000 hectáreas situada en Casbas de Huesca, dentro del Parque Natural de la Sierra de Guara. La resolución data de 2009, pero un largo litigio ha obligado a esperar años hasta la confirmación del Supremo.

Esta será la última temporada de caza en Bastarás, que ya no es zona cinegética, aunque hasta junio de 2017 se seguirán matando animales para reducir la población antes de quitar la valla. Según la Federación Aragonesa, es el primer coto anulado en la Comunidad, donde existen 1.378 (983 de caza mayor).

Quedó oficialmente extinguido en 2015, tras el fallo del alto tribunal. Fimbas ya ha pagado la multa que se le impuso, de 30.000 euros, y ha sacrificado los arruís, pero debe cumplir la tercera condición: la captura o sacrificio de las especies alóctonas (muflones y corzos) y la reducción de las autóctonas para eliminar el exceso de población. Tiene un plazo de dos años, hasta junio de 2017, y habrá otros dos de seguimiento para verificar que no quedan muflones ni gamos y que el censo de jabalís o cierzos no supera el máximo establecido, 150 y 50, respectivamente. Se calcula que había unos 2.000 animales. Si Fimbas no cumple, la DGA podrá aplicar las medidas oportunas y cargar el coste a la empresa. "Hay especies que no pueden salir al exterior y si no estamos muy seguros de que han sido eliminadas no se puede quitar el vallado", señala el responsable de la sección de Caza y Pesca del servicio provincial, José Luis Alarcón.

A partir de entonces, el año 2019, sí se podrá eliminar la valla que tanta polémica ha generado y que tanto ha dificultado la labor inspectora. Incluso el Seprona tiene que avisar a la propiedad para entrar. Bastarás es uno de los pocos cotos vallados de Aragón (la autorización era anterior a la Ley de Caza, que desde 2002 los prohibe). Curiosamente, una vez anulado el actual, su titular podría solicitar la apertura de otro, ya sin cercado.

Pero, ¿cómo se está reduciendo la población? La respuesta no está clara. Según Alarcón, aunque tiene prohibida la caza, Fimbas está autorizada para la eliminación de los animales, en cumplimiento de las condiciones marcadas. La resolución del Instituto Aragonés de Gestión Ambiental de 2 de marzo de 2015 de anulación del coto dejaba "inmediatamente sin efecto los planes cinégetico aprobados", si bien se difería la obligación de retirar la señalización al momento de quitar la valla. Al mismo tiempo establecía que pese a ser "zona no cinegética" y por lo tanto está prohibida la caza "con carácter general", el servicio provincial podía "autorizar o supervisar los controles para eliminar mediante captura o sacrificio" los animales.

La DGA no se sabe exactamente si hay una explotación comercial. "No es caza, es control. No se les condicionaba la forma y el tipo, simplemente se les dan autorizaciones para guardos, descastes y batidas, sistemas para reducir la población y garantizar el cumplimiento de la resolución", explica el responsable de Caza y Pesca. De hecho, se les han autorizado batidas, aclara.

La empresa Cabezas Servicios de Caza anuncia "monterías de gran calidad" en Bastarás a través de internet, con fechas concretas en noviembre, diciembre y enero. Al ser preguntada por la prohibición, fuentes de la misma aclaran que no saben "sí se podrá cazar o no". "La programación se pone en la web, pero siempre sujeta a otras circunstancias". Sí confirman que hubo batidas la pasada temporada. Las últimas fotos exhibidas en su web datan de febrero de 2016, cuando se mataron 48 jabalís, 12 gamos, 26 venados y un muflón muertos, y se acompañan de una crónica de la jornada. "Que mejor manera que despedir la temporada montera que en una de las mejores fincas de España", dice.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión