Despliega el menú
Huesca

La ministra dice que la situación del gobierno en funciones afecta a las obras de regulación

Isabel García Tejerina clausuró ayer la 18ª Jornada de Riegos del Alto Aragón y aseguró que los embalses de Biscarrués y Almudévar avanzan "lo que pueden".

Isabel García Tejerina visitó los expositores de las empresas participantes en la jornada.
La ministra dice que la situación del gobierno en funciones afecta a las obras de regulación
Verónica Lacas

El proyecto del embalse de Almudévar está pendiente del informe de la Abogacía del Estado para su aprobación definitiva, antes de que el Consejo de Ministros declare la ocupación de los terrenos. En el caso de la presa de Biscarrués, se ha terminado la redacción del proyecto, que se someterá a exposición pública el año que viene. Ambas obras "avanzan todo lo que pueden avanzar estando el Gobierno en funciones", señaló la ministra de Agricultura y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina que ayer clausuró en Huesca la 18ª Jornada Informativa de Riegos del Alto Aragón, celebrada en el Palacio de Congresos y dedicada a analizar las políticas europeas y las líneas de futuro del regadío. La ministra aseguró que es consciente de que estas dos regulaciones en el Gállego "preocupan a esta Comunidad General" y se comprometió a seguir dando pasos para que se hagan realidad y, lo antes posible, doten de agua, regulación y abastecimiento a los regantes del Alto Aragón.

García Tejerina señaló asimismo que estas son las obras más importantes emprendidas por su ministerio en la pasada legislatura y recordó que el presupuesto dedicado a las infraestructuras del agua en Aragón es el más importante de todos. "Solo en este año se han destinado 120 millones en política de agua para la comunidad autónoma y, al final, los compromisos se tienen que traducir en hechos, obras que se inician y tramitan o millones de euros invertidos", apostilló.

La ministra de Agricultura y Medio Ambiente, que es asidua a las jornadas informativas de Riegos del Alto Aragón, resaltó la importancia de las infraestructuras hidráulicas en Aragón. Recordó que el Pacto del Agua en Aragón, que se acordó en 2001, "llevaba una parálisis importante cuando llegamos al Gobierno, pero asumimos el mismo compromiso que entonces y relanzamos todas las obras", manifestó. Según dijo, de las 146 actuaciones del documento, en este momento hay 71 acabadas y 29 en ejecución o en tramitación. Además, aseguró que el Gobierno central del PP "es consciente de la riqueza que genera el agua y el regadío".

El presidente de Riegos del Alto Aragón, César Trillo, transmitió a García Tejerina su inquietud por la ralentización de los proyectos de Biscarrués y Almudévar. "Llevamos 40 años intentado regular el río Gállego, son demasiados y esas obras ya tenían que estar en marcha", dijo. En cuanto a la campaña de riegos que ha terminado, señaló que "ha sido buena pero atípica, porque llovió cuando no suele llover y hemos perdido 500 hm3 por no poder almacenarlos".

Incertidumbre para 2017

Trillo explicó que a pesar de las altas temperaturas y la escasez de lluvias, la campaña se cerrará el próximo día 10 con 100 hm3 embalsados, lo que supone que los abastecimientos están garantizados para poblaciones, industria y explotaciones ganaderas. "Pero si se repiten el otoño y el invierno anterior, no podremos abrir la próxima campaña", auguró. Recordó la "amarga experiencia de 2005". "No se pudo almacenar el sobrante de 2004 y cuando en marzo empezamos a regar había menos agua que cuando terminamos en octubre del año anterior".

Por su parte, el consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, Joaquín Olona, manifestó que el regadío y los embalses "son herramientas claves para la adaptación al cambio climático". Según dijo, la regulación del Gállego "es prioritaria, ya que la acentuación de la ya de por sí elevada irregularidad pluviométrica de nuestra cuenca debe afrontarse haciendo cuanto antes y de una vez Biscarrués y Almudévar, que son imprescindibles, como también Yesa o Mularroya".

Asimismo, señaló que el plan de Riegos del Alto Aragón de 1915 debe completarse, lo que exige además de construir Biscarrués y Almudévar articular las medidas necesarias para regar lo antes posible los sectores VIII y XIII de Monegros II, así como los dependientes de la Balsa de Ontiñena y del Sifón de Cardiel.

Etiquetas
Comentarios