Despliega el menú
Huesca

El asesino que se fugó al Caribe vuelve a la Audiencia de Huesca tras 9 años en busca y captura

Walter Carvajal, acusado del crimen de Aler, ha sido extraditado a España. El tribunal decidirá si sigue en prisión.

Carvajal, en una fotografía de archivo, cuando fue juzgado en la Audiencia de Huesca.
Carvajal, en una fotografía de archivo, cuando fue juzgado en la Audiencia de Huesca.
Rafael Gobantes

Walter Jerome Carvajal, autor confeso del crimen de Aler, compareció ayer ante el tribunal de la Audiencia Provincial de Huesca tras sus largas ‘vacaciones’ en el Caribe. Este ciudadano francés de 63 años ha permanecido huido durante casi una década, pese a estar condenado a 18 años y medio de cárcel, e incluso se atrevió a enviar postales a los magistrados desde su refugio en islas paradisíacas.

Contra él pesaba una orden internacional de busca y captura que se pudo ejecutar finalmente el pasado mes de julio, al ser detenido en Toulouse por la Policía francesa. Fue extraditado y hace una semana ingresó en la prisión de Zuera procedente de un centro penitenciario de Cataluña. Ayer, a las 10.00, llegó en un furgón policial al Palacio de Justicia de Huesca para asistir a una audiencia a la que fueron convocados las acusaciones y la defensa para decidir si quedará en libertad provisional o seguirá en prisión hasta la repetición del juicio por el crimen del que se le acusa. El tribunal provincial tomará una decisión en breve.

Un jurado popular lo condenó en 2006 por la muerte, el 5 de abril de 2003 en el núcleo de Aler (Graus), del holandés Johan Engel, con quien había contraído una deuda y al que disparó con una pistola con silenciador. Pero el Tribunal Supremo anuló la sentencia en octubre de 2007 y obligó a repetir la vista al entender que aunque Carvajal reconoció la autoría, el fallo no estaba suficientemente motivado.

Diez días después, el Tribunal Superior de Justicia de Aragón autorizó su salida de la cárcel basándose en que había superado el período máximo de prisión preventiva permitida por la ley, 4 años (permanecía ingresado en Zuera desde el 6 de abril de 2003). El reo no esperó a la convocatoria del nuevo juicio (febrero de 2008). Unos días antes de Navidad se perdió su rastro.

El fiscal solicitó ayer que se mantenga la medida de internamiento. Apeló al artículo 504.4 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, según el cual, pese a transcurrir los plazos máximos, se puede hacer una excepción si el encausado deja de comparecer a los llamamientos judiciales.

Su abogada, Carmen Sánchez, solicitó ayer su puesta en libertad, apelando a jurisprudencia del Tribunal Constitucional. "La prisión provisional no se puede convertir en algo ilimitado ni en una condena anticipada", dijo.

Etiquetas
Comentarios