Despliega el menú
Huesca

Los regantes advierten de la situación crítica de los embalses, con "mínimos históricos"

Riegos del Alto Aragón cerrará la campaña el día 10 con incertidumbre respecto a lo que pasará en 2017.

Hay que remontarse a la dramática sequía de 2005 para ver los embalses del Pirineo tan vacíos al finalizar el verano. En Mediano, al 15% de su capacidad, han vuelto a emerger las ruinas del antiguo pueblo; Yesa no almacena ni una cuarta parte; y Barasona, pese a la ligera recuperación por las lluvias de los últimos días, tan solo cuenta con 15 hectómetros cúbicos.

Riegos del Alto Aragón finalizará la campaña el día 10 de octubre, tal y como acordó ayer su Junta de Gobierno, con una reserva útil muy escasa, inferior en un 33% a la de 2015 y claramente por debajo de la media de los últimos cinco años. De los 413 hm3 disponibles actualmente, hay que restar más de 200 de los ‘embalses muertos’.

La campaña acabará "en mínimos históricos y con preocupación", señaló la comunidad de regantes con más hectáreas de Aragón y de la cuenca del Ebro. Pese a que los agricultores que se abastecen de los ríos Gállego y Cinca no han tenido que recurrir a los prorrateos y han podido regar a demanda, "queda una cantidad muy baja de agua que deja la próxima campaña de riego al azar de la climatología", advirtió. Si ha sido posible llegar al final sin cupos es porque la primavera fue muy lluviosa y se comenzó el verano con los pantanos llenos, pero los largos meses sin precipitaciones y las altas temperaturas han elevado los consumos "y se ha agotado la reserva", explicaron los responsables de Riegos del Alto Aragón.

Este colectivo ya transmitió en la Mesa de la Sequía de Aragón del 14 de septiembre que la situación es "crítica" y solo si el tiempo es muy favorable se afrontará la próxima campaña con normalidad. Y volvió a recordar la falta de regulación del sistema, que ha impedido aprovechar 600 hm3 de las lluvias de primavera, ya que sigue a la espera de la concreción de proyectos como Almudévar y Biscarrués. "Teníamos los embalses llenos a mitad de junio y pensábamos que eso nos iba a permitir mirar con optimismo la siguiente campaña, pero desde mayo apenas ha llovido. A esto hay que sumarle el calor de agosto y septiembre, con unos consumos muy altos", explicó su presidente, César Trillo, quien dijo que ha sido necesario desembalsar para mantener los caudales ecológicos en una cantidad incluso superior a la que llevan los propios ríos.

En Riegos del Alto Aragón, solo El Grado tiene una reserva importante (261 hectómetros cúbicos), pero condicionada al ‘embalse muerto’ (hay que restar 153 hm3 desde la toma del canal hasta el fondo). Su explotación también se verá afectada por las obras de reparación en la presa. Además, el final del verano ha dejado casi sin agua los dos pequeños embalses de la cabecera del Gállego: Lanuza está al 21% de su capacidad y Búbal, al 6%.

El Canal de Aragón y Cataluña ha sufrido más la sequía y desde el mes de agosto sus agricultores han estado sometidos a continuos prorrateos por el bajo nivel del embalse de Barasona, con cuatro veces menos agua que hace un año. En mejor situación acaban las presas del río Noguera-Ribagorzana, que con 642 hectómetros cúbicos tienen volúmenes por encima de la media, aunque no llegan a los de 2015.

Ahora comienza la época del año destinada a realizar las labores de limpieza y reparación de averías y fugas en los canales. Por ello, Riegos del Aragón hizo ayer un llamamiento a todos los usuarios del sistema para que los depósitos de abastecimiento a núcleos de población, industrias y granjas queden llenos el 10 de octubre, y les recordó la obligación de contar con reservas para 30 días consecutivos.

Etiquetas
Comentarios