Despliega el menú
Huesca

Obras en la línea de Canfranc para ganar seguridad, aunque no se reducirá el viaje

La vía se cortará el día 26 por la reforma de un túnel en Caldearenas y se pondrá un autobús. Lambán confía en que la reunión de hoy en Pau y el viaje a Bruselas supongan “dar pasos de gigante”.

Paso del tren, ayer por la parte, por el túnel que se va a mejorar, limitado a 20 km/h.
Paso del tren, ayer por la parte, por el túnel que se va a mejorar, limitado a 20 km/h.
Rafael Gobantes

Unas obras de mejora de la línea de ferrocarril entre Sabiñánigo y Ayerbe permitirán suprimir una limitación de velocidad de 20 km/h en el interior de un túnel. La actuación no conllevará un ahorro del tiempo de viaje entre Zaragoza y Canfranc, pero aumentará la seguridad al renovar la vía y actuar en otros elementos de la galería. Los trabajos obligarán a cortar la vía entre el lunes 26 de septiembre y el jueves 6 de octubre, aunque el servicio no se interrumpirá ya que, en ese tiempo, habrá trasbordo en autobús entre Ayerbe y Canfranc.

Es el séptimo punto en el que actúa el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) en los dos últimos años para eliminar limitaciones de velocidad impuestas por el estado de la línea. Hasta finales de año, está previsto trabajar en otros dos puntos y quedarán cuatro más que están en estudio para actuaciones posteriores, según informó ayer la empresa pública adscrita al Ministerio de Fomento.

"En los últimos años está habiendo un mantenimiento que antes no existía. Aunque no se reduce el tiempo de viaje, pero da seguridad y evita retrasos. Si vas eliminando limitaciones se gana en regularidad", valora Luis Granell, de la Coordinadora por la Reapertura del Ferrocarril Canfranc-Olorón (Crefco). De hecho, detalla que estas mejoras son importantes porque si el tren que baja de Canfranc no pasa a tiempo por Huesca puede generar retrasos de una hora al tener que esperan a que llegue el AVE a la intermodal oscense para continuar su viaje. Con todo, resalta que estas obras no son relevantes para la reapertura de la línea en 2020.

Con respecto este objetivo, el presidente de Aragón, Javier Lambán, mostró ayer su confianza en que su reunión de hoy en Pau (Francia) con el presidente de Aquitania, Alain Rousset, y su próximo viaje a Bruselas supongan "dar pasos de gigante" para conseguir que la reapertura sea una realidad "cuando antes". Hoy se reúnen para establecer una estrategia de trabajo por el ferrocarril Pau-Canfranc-Zaragoza y preparar el dosier que defenderán el próximo 18 de octubre en su visita a la Comisión Europea. Pedirán la financiación del 50% del coste, que está cifrado en 540 millones de euros. Los otros 270 serán aportados por los gobiernos español y francés, para que la reapertura sea posible en 2020. "Creo sinceramente que por primera vez en muchos años el Gobierno de Aragón se está tomando en serio la reapertura del Canfranc", comentó Lambán, dado que en su opinión, durante muchos años, la preocupación por ese proyecto ha sido "puramente retórica, obediente más a inercias emocionales que a planteamientos serios sobre lo conveniente que es esa inversión para el desarrollo económico de Aragón", y en concreto de la logística.

Además, destacó que su ejecutivo ha encontrado "un aliado impagable" en el presidente de la región de Aquitania, que ha avanzado estos años mucho más de lo que lo ha hecho Aragón.

Mientras se fijan esos objetivos, las máquinas comenzarán a trabajar el lunes día 26 en un túnel de 400 metros de longitud (el nº8 del tramo Huesca-Jaca, llamado de Santa Quiteria), que se encuentra entre las estaciones de Anzánigo y Caldearenas, en los puntos kilométricos 66,100 y 66,500. Los trabajos consisten en levantar la vía e instalar nuevos elementos de la superestructura. De este modo, se sustituirá el carril antiguo de 45 kg/m por el actual de 54 kg/m y las traviesas de madera por las de hormigón. Además, se realizarán trabajos para mejorar las condiciones de evacuación de agua en el interior del túnel, ya que se trata de una estructura con problemas de filtraciones o incluso de desprendimientos.

Según informa el ADIF, mejorará la seguridad y fiabilidad, lo que aumentará la regularidad, la velocidad y el confort de las circulaciones. De este modo, se suprimirá la limitación de circular a 20 km/h. Los trenes de mercancías podrán pasar a 50 km/h y los de pasajeros a 60 km/h, que es la velocidad máxima desde Alerre hasta Caldearenas, a pesar de que entre Huesca y Plasencia del Monte se podrían alcanzar los 140 km/h (aunque los trenes Tamagochi están limitados a 120) tras la renovación de la vía. Ahora, el tramo en el que puede alcanzar una mayor velocidad es de Caldearenas y Jaca, donde en general se circula a 75 u 80 km/h y en un punto a 90 km/h.

Además, se renovará el pavimento del paso a nivel de Ayerbe, en el punto kilométrico 34/642, donde se instalará un caucho antideslizante para mejorar las condiciones de rodadura. Al mismo tiempo, se llevarán a cabo otros trabajos complementarios de conservación y mantenimiento de la infraestructura y las instalaciones ferroviarias en diversos puntos del trayecto.

El ADIF no informó ayer de la inversión que se va a realizar en estas obras, ya que se incluyen dentro de los presupuestos de la entidad destinados a mantenimiento. De hecho, se hace tanto con material, que ya está almacenado en La Peña, como con personal propio.

Los trasbordos

Por ello, el tráfico de trenes se interrumpirá entre las 7.00 del lunes 26 de septiembre y las 7.00 del viernes 7 de octubre. De este modo, la compañía Renfe ofrece un servicio alternativo por carretera entre Ayerbe y Canfranc.

Etiquetas
Comentarios