Despliega el menú
Huesca

1.500 ovejas, un pastor y seis arqueólogos: en trashumancia tras la pista del Neolítico

Un grupo de investigadores acompaña a uno de los pocos pastores que hacen a pie la trashumancia.

Comienza la trashumancia del proyecto Medelca
Comienza la trashumancia del proyecto Medelca
Medelca

Esta vez Ramón no hace el camino solo. Se acerca el verano, sube el mercurio y, como cada año, tiene que trasladarse hacia tierras más frescas para asegurar el bienestar de su rebaño. Ramón Costa tiene 71 años, unas 1.500 ovejas y a día de hoy es uno de los pocos pastores aragoneses que todavía practican la trashumancia a la antigua usanza: a pie, por vías pecuarias y al paso que marcan las ovejas según la benevolencia del clima.

Él camina desde Selgua hasta los Baños de Benasque, unos 170 kilómetros de distancia y 1.400 metros de desnivel que acostumbra a recorrer solo o, a lo sumo, en compañía de un par de manos más jóvenes. Esta vez sin embargo andará acompañado por un grupo de arqueólogos y antropólogos 'fisgones' que se cruzaron hace un año en su camino.

Huellas del Neolítico

Ramón comenzó este lunes su trashumancia y Manuel Rojo y Héctor Arcusa lideran el grupo de investigadores que le acompañan. Son dos arqueólogos involucrados en el descubrimiento y las prospecciones de la Cueva de Els Trocs, un yacimiento de unos 7.300 años de antigüedad situado en las inmediaciones de Bisaurri que, al parecer, sirvió como refugio a pastores trashumantes del neolítico. Las excavaciones en la Cueva de Els Trocs comenzaron en 2009. Cada verano, a finales de junio, los arqueólogos veían aparecer por el paso de Las Aras el rebaño de Ramón así que el verano pasado se les ocurrió una idea: impulsar un proyecto de investigación y divulgación centrado en la trashumancia, las ovejas y el pastor.

"El paso de Las Aras y el tramo que recorre Ramón con sus ovejas es un nudo de comunicaciones cabañeras que, según nuestras investigaciones, datan de la época neolítica. Queremos corroborar esa hipótesis y buscar hitos prehistóricos en el camino", explicaba este lunes Manuel Rojo a Heraldo.es apenas cinco horas después de haber iniciado la primera jornada del trayecto. Cuevas o restos humanos o animales son su principal objetivo.

Proyecto Medelca

Durante casi tres semanas, los investigadores dormirán al raso, comerán por el camino y se adaptarán al ritmo vital de las ovejas intentando importunar lo menos posible a Ramón y a su rebaño: "Las ovejas no pueden parar cuando nos convenga porque si no se dispersan. Si encontramos algo volveremos más adelante para estudiarlo", expone Manuel Rojo. Según comenta este investigador, junio es una mala época para localizar yacimientos arqueológicos porque el cereal está sin segar y dificulta la visión pero el grupo espera obtener algunos frutos al adentrarse en zonas de montaña y pasar por abrigos rocosos.

La participación de este grupo de investigadores en la trashumancia de Ramón forma parte del proyecto Medelca (La Memoria del Camino: Ciencia y divulgación de las primeras rutas pecuarias neolíticas en el Pirineo), una iniciativa coordinada por la Universidad de Valladolid que cuenta con la participación del Gobierno de Aragón y está cofinanciado por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (Fecyt).

Etiquetas
Comentarios