Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

Monzón proyecta su historia templaria con el homenaje a Mont-Rodón

Recreaciones, combates, un mercado y un campamento medieval animan la calle.

Los templarios reciben al joven príncipe Jaime I en la plaza de Santa María de Monzón.
Los templarios reciben al joven príncipe Jaime I en la plaza de Santa María de Monzón.
José Luis Pano

Miles de personas, entre montisonenses, comarcanos y, sobre todo, muchos turistas abarrotaron ayer las calles del centro de la capital del Cinca Medio para vivir el XVI Homenaje a Guillem de Mont-Rodón, el maestre templario que educó al joven príncipe Jaime I durante su estancia de tres años en la fortaleza de Monzón (1213-1216).

El buen tiempo animó a que la gente saliera la calle, pero ayer ya se notó una mayor implicación de muchos vecinos, que participaron con sus vestidos de época. Entre ellos estaba el concejal de Cultura, Adelardo Sanchís, que valoró la buena respuesta de público: "La gente está contenta, todo se está desarrollando según lo previsto y hay mucha afluencia de público".

También el alcalde Álvaro Burrell, caracterizado de caballero junto al diputado nacional Gonzalo Palacín, y al regional Jesús Guerrero, ambos de sargentos templarios, valoró el buen desarrollo "de este fin de semana festivo". "Los gobiernos municipales tenemos la obligación de organizar este tipo de espectáculos que promocionan la ciudad, recuerdan la historia pero sobre todo son una fiesta para que los montisonenses salgan a la calle", explicó.

En el Homenaje participan cientos de personas que forman parte de 14 grupos recreacionistas y de teatro de Monzón, Barbastro, Fonz, Teruel (de la Fundación Bodas de Isabel de Segura), de Calatayud, Zaragoza, pero también de fuera de Aragón como es el caso de colectivos de Cataluña, Valencia, Castilla la Mancha, de Ponferrada (León) o de Muret, la localidad francesa hermanada con Monzón y que dio origen a esta historia.

En 1213, Pedro II el Católico perdió en la batalla de Muret los territorios occitanos que pasaron a manos del rey francés. Su pequeño hijo, Jaime, heredero al trono, quedó retenido en Carcasona, hasta que el maestre templario de la Corona Aragonesa Guillem de Mont-Rodón fue a reclamarlo para educarlo durante tres años en el castillo de Monzón.

En Muret se celebra esta batalla en septiembre y en ella también participan los templarios de Monzón. En el Homenaje a Mont- Rodón hace lo propio una delegación muretana. Este año le tocó al grupo de tambores femenino La Alegría. Una de sus responsables y encargada de la oficina de Turismo de Muret, Celine Millet, indicó que el acto "es maravilloso". "Para nosotros es muy importante venir aquí a celebrar esta fiesta con los amigos de Monzón, y más este año que celebramos en Muret el 50 aniversario del hermanamiento", añadió.150 caravanas

Como novedad este año, han acudido unas 150 autocaravanas que se encuentran estacionadas en el aparcamiento habilitado en el polígono Paúles, con unas 420 personas. Por otro lado, el mercado medieval cuenta con 80 puestos artesanos, distribuidos por las calles aledañas a la plaza Mayor.

A lo largo de la jornada de ayer se sucedieron varias escenas que recreaban estos hechos como la llegada de Jaime I a Monzón, un homenaje institucional en la catedral, recreaciones de la vida en un campamento, conciertos, pasacalles y una cena medieval.

Los actos continúan durante la jornada de hoy con una carrera de obstáculos para niños, talleres de reconstrucción histórica y juegos escandinavos en el campamento o un torneo medieval al mediodía en el río Sosa, entre otras propuestas.

José

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión