Despliega el menú
Huesca

Emotivo homenaje en Rodellar a los pioneros del turismo en la sierra de Guara

El acto, organizado por la asociación de empresarios, fue el colofón del 25 aniversario de la creación del parque.

El grupo de pioneros del turismo de la zona que fueron homenajeados en Rodellar.
El grupo de pioneros del turismo de la zona que fueron homenajeados en Rodellar.
José Luis Pano

"Cuando éramos niños, casi todos apostábamos porque Guara iba a estar un territorio prácticamente deshabitado. Gracias a su belleza y a que la gente ha creído en él, hemos vuelto los ojos a estos pueblos. Que hoy haya tanta gente en Rodellar es la mejor de las noticias". Con esta frase del presidente de Montañeros de Aragón Barbastro (MAB), José Masgrau, se resume el emotivo acto celebrado ayer en Rodellar por la asociación de empresarios de la sierra de Guara para homenajear a los pioneros que sentaron la base del desarrollo turístico en esta zona y culminar los 25 años de la fundación del parque natural.

Montañeros de Aragón de Barbastro fue uno de los clubes homenajeados por la difusión de estos parajes en sus actividad deportivas de ámbito nacional. También Peña Guara, que recorrió barrancos, escaló rocas y se adentró en sus investigaciones, como recordó su presidente, Manuel Bara.

Donde se palpó la emotividad fue en el homenaje a los franceses. A Pierre Minvielle, divulgador de las bellezas de Guara y cuyas publicaciones en Francia y en España animaron a muchos turistas a recorrer los cañones, y a Christian Abadie, primer guía de barrancos francés que trajo a decenas de compatriotas, si bien su experiencia se queda "con los recorridos que hice con los chavales de Rodellar para enseñarles barrancos que no conocían".

Un homenaje póstumo fue para el escalador Esteban de Pablo por ser el primero en trepar a la simbólica Cuca Bellosta, y abrir así una veta a los deportistas que ven en Rodellar el templo de la escalada. El deporte de aventura generó una industria de servicios que permite hoy que estos pueblos tengan un medio de subsistencia. Pero antes ya había, como apuntó el presidente de los empresarios de Guara, Paco Lacau, "irreductibles que dejaron cuerpo y alma en sus negocios". Como Casa Florentino, el único bar en la segunda mitad del siglo XX en Rodellar (ahora hay una decena de establecimientos hosteleros en temporada alta para una población que ronda los 15 vecinos empadronados).

Otras fondas de la época y que perviven son Casa Carretero en Bierge, transformada en la Hospedería de Guara, el Mesón de Colungo, el Mesón de Alquézar (hoy Casa Pardina), el campin de Lecina, la Fonda Narbona en Alquézar, o la almazara y tienda de alimentos Casa Ferrer en Bierge.

También hubo un agradecimiento para la Comandancia de la Guardia Civil de Huesca en todas las unidades y que recogió el teniente coronel Vicente Reig.

Un monolito

Todos recibieron una escultura, réplica del monolito que momentos antes se inauguró en la plaza de los Estalentaus, nombre dado por los vecinos de Rodellar a esos locos que realizaban barrancos y gracias a los cuales ellos, hoy hay vida en el valle.

Asistieron vecinos, personal del parque, empresarios del sector y autoridades como el presidente de las Cortes, Antonio Cosculluela, entonces al frente de la Mancomunidad del Somontano, que dotó de infraestructuras y promocionó este territorio. Acudió también el presidente de la Comarca y del parque natural de la Sierra de Guara, Jaime Facerías, y el director provincial de Desarrollo Rural, Jesús Lobera.

Etiquetas
Comentarios