Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

Casi 14.500 vehículos tienen autorización para acceder a la zona peatonal del centro

La Ponencia de Movilidad de Huesca estudiará reabrir al tráfico dos calles.

Es un coladero. En esto coinciden los comerciantes y hosteleros de las calles Alcoraz y Zaragoza, tanto los que están a favor de que ambas se reabran al tráfico normalizado como quienes prefieren que las restricciones de circulación vigentes desde septiembre de 2013 se mantengan o incluso se incrementen. El hecho es que un total de 14.400 vehículos tienen autorización del Ayuntamiento de Huesca para circular por la zona peatonal. Alcoraz y Zaragoza son dos de las más de 100 calles peatonalizadas en el centro de la ciudad durante el mandato municipal del PP y cuya apertura se debatirá en la Ponencia de Movilidad a partir de una moción del grupo de Ciudadanos, apoyada por el tripartito (PSOE-Cambiar-Aragón-Sí Puede). El PP ha anunciado que se opondrá a esta reapertura.

Los vecinos de la zona han iniciado una recogida de firmas contra este cambio. Defienden que con la restricción del paso de vehículos han ganado en seguridad, limpieza y calidad de vida. Ya han conseguido más de 300 apoyos. Entre los comerciantes y hosteleros la opinión no es unánime. De hecho, el 73% de los empresarios que respondieron a la encuesta de la Asociación del Comercio apuestan por que el paso de vehículos sea libre y la calle no sea peatonal.

Pablo Barreña, de Óptica Alcoraz, destaca que la calle de igual nombre nunca ha estado cerrada al tráfico. "Siempre ha habido coches, transitando y aparcando", dice, calificando de "egoísta" la actitud de los vecinos, "a quienes les parece mal que otros ciudadanos tengan posibilidad de acceder con coche a esta calle". Según afirma, la restricción del tráfico en esta vía "ha perjudicado seriamente al comercio que se basa en el paso de coches". Asimismo, Barreña manifiesta que en la situación actual, "tenemos todos los inconvenientes de una calle peatonal y de una abierta al tráfico".

Uno de los establecimientos que ha visto disminuir su actividad en esta misma calle es el estanco. "Entiendo a los vecinos, pero para mí la modificación ha sido negativa, me ha perjudicado", comenta Alfonso Benedicto. Las limitaciones impuestas para que solo vecinos, transporte público, usuarios de garajes y vehículos de carga y descarga puedan pasar por esta vía impiden que muchos conductores puedan parar para comprar tabaco o echar la quinielas.

Fernando Llorente, gerente del restaurante Ya Vendrás, ya!, reconoce que no puede comparar si la situación anterior a la peatonalización era mejor, ya que abrió su establecimiento en agosto de 2013. "La circulación va fluida y yo prefiero que no pasen coches porque si abren la calle, los que ahora van por Cavia vendrán por aquí", indica.

Rosa Peiretó, de la tintorería Cinc a Sec, en la calle Zaragoza, entiende que esta debería estar abierta al tránsito general porque "es una vía de aproximación al centro". En su opinión, en esta zona podría establecerse un sistema de aparcamiento rotatorio, ya que "hay mucho movimiento de coches porque la gente viene a hacer gestiones".

En la Ortopedia Ibor consideran lo contrario. "Queremos que siga siendo peatonal, si puede ser más aún y que los coches reduzcan la velocidad cuando circulan por aquí", aspostilla Javier Ibor. Trabajadores y clientes tienen autorización de paso.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión