Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

La CHE niega ahora compensaciones a los municipios por los saltos hidroeléctricos

Tacha de "ilusoria" la pretensión de Bielsa de obtener beneficios de la reversión.

Reunión en Boltaña con algunos ayuntamientos afectados por los saltos hidroeléctricos.
Reunión en Boltaña con algunos ayuntamientos afectados por los saltos hidroeléctricos.
Heraldo

La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) no parece dispuesta a satisfacer la reivindicación de los municipios del Pirineo de tener compensaciones por las servidumbres generadas durante décadas por las infraestructuras hidroeléctricas. El camino abierto por el anterior presidente, Xavier de Pedro, para dar energía barata a sus habitantes e incluso invertir dinero en la zona está plagado de obstáculos. La central de El Pueyo de Jaca fue la primera en pasar de manos privadas a públicas, en 2013, y gracias a ello los vecinos de Panticosa pagan menos por los kilowatios. Pero la segunda reversión, la del salto de Lafortunada-Cinqueta, está paralizada porque el Ministerio de Medio Ambiente dejó caducar el expediente. Ahora, cuando se tramita la tercera, la de Barrosa, en el municipio de Bielsa, la CHE ha dejado claro al Ayuntamiento que tanto las propiedades como los beneficios serán para la Administración General del Estado.

El organismo de cuenca ha emitido un informe técnico de extinción de este aprovechamiento, propiedad de Acciona, que vence el 14 de mayo de 2016. Bielsa tiene pendiente también la reversión de otra central, Urdiceto, que caduca un mes después.

Respecto a las exigencias del Ayuntamiento para obtener una compensación económica o establecer una fórmula de participación directa de los beneficios, el informe de la CHE dice que "no procede indemnización alguna", ni tampoco "un reparto de los futuros beneficios resultantes de la explotación". Lo justifica por que podría ser objeto de un concurso público convocado por el Estado y debe estar libre de cargas.

Otro motivo de discrepancia es la reclamación de Bielsa para la devolución de aquellas infraestructuras situadas en monte de utilidad pública de titularidad municipal, una petición que el citado informe llega a calificar de "ilusoria", ya que "debe prevalecer la utilidad pública relativa a la producción de energía".

Fuentes de la CHE señalaron que el expediente de Barrosa se está tramitando "con los mismos criterios" de los anteriores. "No hay ningún cambio", para añadir que las actuaciones posteriores a la reversión se sujetarán a lo dispuesto en el Plan Hidrológico del Ebro.

Sin embargo, existe un profundo malestar entre los ayuntamientos del Pirineo por su actuación. Varios alcaldes mantuvieron ayer una reunión urgente con la Federación Nacional de Municipios con Centrales Hidroeléctricas y Embalses, Adelpa y la Diputación de Huesca para hacer un frente común.

Como el resto de centrales, Barrosa es un negocio próspero. Con una capacidad de producción anual de 16.469 MW y un aprovechamiento de 10.000 l/s, generó unos beneficios de 4.175.275 euros entre 2009 y 2014. Han ido en aumento desde 2010, y solo en el ejercicio 2014 se acercaron al millón de euros. Desde la concesión en 1927 se han sucedido las empresas explotadoras. La primera, la Sociedad Hidroeléctrica Ibérica, la vendió a ERZ, luego pasó a Endesa Generación y posteriormente a la Corporación Acciona Hidráulica. Dada su rentabilidad, la CHE considera "viable" mantenerla en explotación.Un río explotado

El Ayuntamiento de Bielsa, en sus alegaciones, defiende la reversión, pero discrepa en la adscripción de todas las propiedades a nombre de la CHE, ya que hay infraestructuras, terrenos y bienes fuera del dominio público hidráulico, en monte de utilidad pública de titularidad municipal. En su opinión, una nueva concesión exigiría un nuevo permiso de ocupación y el pago de un canon. Dice que en el fondo se esconde "una expropiación, por vía de hecho y sin indemnización, de bienes de terceros, los del Ayuntamiento".

En segundo lugar, propone la participación municipal bien colaborando en la gestión o fijando un porcentaje de los beneficios. "Ellos son gestores del agua, pero nosotros del suelo, y tendremos que ponernos de acuerdo. No queremos que nos aparten", declaró el alcalde, Miguel Noguero. Por si fuera poco, cuando las centrales pasen de manos privadas a públicas dejarán de pagar el Impuesto de Actividades Económicas (IAE) a los ayuntamientos.

En sus alegaciones, la administración local recuerda el artículo 96.2 del Plan Hidrológico del Ebro sobre la restitución económica y social al territorio de los aprovechamientos hidroeléctricos. "Aquí el río baja por los canales y no lo hemos podido aprovechar para los deportes de aventura como en otros sitios. Tampoco para la pesca, y algunas temporadas el caudal es de un 10 por ciento y existen tramos casi secos", argumentó el alcalde de Bielsa.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión