Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

El ADIF asegura que la piedra con la que chocó el Canfranero cayó desde un talud protegido

El consejero Soro recuerda a Renfe que "si no hay oferta de calidad" y mejora del Canfranero "no habrá demanda".

Los taludes de la zona donde anteayer se produjo el choque del Canfranenro contra una roca caída en la vía estaban protegidos con mallas, según indicaron desde el ADIF (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias) en respuesta a las críticas sobre el mantenimiento de las trincheras que existen entre Jaca y Canfranc, donde se produjo el accidente.

El domingo, el tren que cubría el trayecto entre Canfranc y Zaragoza y que había salido de la estación a las 17.53 con doce pasajeros colisionó contra una piedra de importantes dimensiones caída en la vía. El golpe provocó la rotura del depósito de gasoil y dañó el del refrigerante, lo que impidió que el convoy pudiera continuar su marcha.

Los viajeros, que no sufrieron daño alguno, fueron evacuados en el tren que remolcó al averiado y reubicados en otro para seguir hasta Zaragoza, con 137 minutos de retraso. Un pasajero que era el único ocupante del tren que iba en dirección opuesta, es decir, hacia Canfranc, finalizó su trayecto en taxi ante la imposibilidad de que el convoy circulara por la vía, que quedó sin uso durante las maniobras de recuperación de la máquina.

El choque ocurrió a las 18.30, entre Villanúa y Castiello de Jaca. Según comentaron desde el ADIF, la causa más probable del desprendimiento de la roca han sido las abundantes lluvias registradas en los últimos días en la zona. "En ese tramo, la trinchera tiene una malla", señalaron las mismas fuentes, que también comentaron que "tampoco era una piedra tan grande".

En todo caso, fue suficiente para inutilizar el depósito de combustible, situado debajo de la máquina de un tren de la serie 596, conocido popularmente como Tamagotchis por su pequeño tamaño.

La roca pudo ser retirada de la vía unas horas después del suceso y los trenes de la línea Zaragoza-Canfranc circularon ayer con total normalidad. Personal del ADIF con medios propios, se encargó de la limpieza del vertido de gasoil y certificó que el tramo en el que se produjo el accidente estaba en buenas condiciones. "En principio, no tiene porqué haber más desprendimientos", aseguraron.

El consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda del Gobierno de Aragón, José Luis Soro, recordó ayer a Renfe y a ADIF que "si no hay oferta de calidad", mejorando la oferta del Canfranero y la vía por la que atraviesa, "no habrá demanda". Explicó que para lograr que prospere el Canfranero su Departamento tiene que trabajar en varios frentes: con Renfe, para mejorar la oferta; con ADIF, para mejorar el estado de la vía; y con el Gobierno central, para que asuma su obligación de prestar el servicio.

Soro añadió que "cuando no es una cosa es por otra" en relación al funcionamiento de esta línea. "Cuando no es por un desprendimiento de una roca, tenemos averías, hay retrasos de forma sistémica, en definitiva, lo que podemos constatar es que en el Canfranero, y en otros servicios ferroviarios, el nivel de calidad es muy bajo", apostilló. Asimismo, reconoció ya han trasladado esta situación al Gobierno central y a Renfe, en una reunión que mantuvieron recientemente, pero que está trabajando en recabar datos para tener "muy claro" el diagnóstico de la vía y solicitar "una mejora sustancial del servicio".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión