Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

Un Canfranero con 12 viajeros choca contra una roca caída entre Canfranc y Jaca

El tren se averió y los pasajeros tuvieron que ser trasladados a otro convoy para seguir su viaje. La piedra, de dimensiones "importantes" pudo retirarse ayer mismo y la vía no resultó dañada.

El canfranero
Foto de archivo del canfranero.
Laura Zamboraín

Un tren que cubría el trayecto entre Canfranc y Zaragoza chocó ayer por la tarde contra una roca cuando circulaba entre las localidades de Canfranc y Jaca con 12 viajeros. Afortunadamente, no se registraron heridos pero el convoy no pudo proseguir su marcha y los pasajeros fueron evacuados en otro vagón. El suceso ocurrió a las 18.30, poco más de 30 minutos después de que el Canfranero partiera de la estación en el último viaje del día. La máquina colisionó contra una piedra de grandes dimensiones que había caído a la vía, aunque no descarriló.

Como consecuencia del choque, se rompió el depósito de gasoil del tren y resultó afectado el de refrigerante. En estas condiciones, la máquina no podía continuar su recorrido y los 12 viajeros fueron reubicados en otro convoy para continuar el trayecto, según informaron fuentes de Renfe.

Desde el Adif (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias) explicaron que la roca había podido retirarse hacía las 21.00 y que la vía había quedado expedita, ya que no resultó dañada. No obstante, personal de la compañía se desplazará hoy hasta el lugar del suceso para hacerse cargo de la limpieza del vertido.

Además de las 12 personas que iban en el tren que colisionó contra la piedra, otro pasajero resultó afectado por lo ocurrido. Viajaba en el Canfranero que hacía el trayecto inverso para llegar a la estación de destino a las 19.40, pero ya en Jaca se dispuso un taxi para que continuase, indicaron desde Renfe.

El suceso se produjo entre las localidades de Villanúa y Castiello, en el kilómetro 14 de la vía. A las 18.30, el maquinista dio aviso de lo que pasaba. Desde Adif comentaron que el tamaño de la roca debía ser "importante" porque el depósito, aunque está situado debajo de la locomotora, no sobresale.

Tras la llamada, se activó un tren de socorro para recoger a los viajeros y al mismo tiempo remolcar el averiado hasta la estación de Jaca. Desde allí, los pasajeros pudieron subir a otro convoy y continuar viaje. En total, el retraso acumulado en el horario de este servicio fue de 137 minutos, apuntaron en Renfe.

Desde Adif también se dio aviso a la Guardia Civil y al Servicio de Protección Civil de Jaca. Agentes de la patrulla rural y de la sección de Montaña del Instituto Armado de desplazaron hasta el lugar del accidente, cerca de Villanúa, pero finalmente su intervención no fue necesaria. Al parecer, la petición de ayuda se debió a que el punto del suceso era una zona alejada y poco conocida.

Los voluntarios de Protección Civil de Jaca llegaron al lugar en el tren que salió para socorrer a los viajeros de la máquina dañada. Después, otra dotación se desplazó en coche hasta dicho punto para revisar las condiciones del vertido, que hoy será retirado por una empresa especializada en el tratamiento de residuos. El lugar donde se produjo el choque con la roca está a una distancia de unos 700 metros de la carretera.

El suceso de ayer ha vuelto a poner de evidencia las condiciones en las que está la vía del Canfranc y su entorno. El desprendimiento de la roca pudo ser consecuencia de las abundantes lluvias registradas. Según comentó el alcalde de Canfranc, Fernando Sánchez, en lo que va de mes han caído más de 200 litros por metro cuadrado. "Esa es una zona delicada y hay muchos barrancos, por lo que no es extraño que se haya caído una piedra", manifestó. Ayer no se produjeron precipitaciones.

La escasa velocidad a la que puede circular el tren debido a la situación de la vía, unos 40 km/h en este tramo, impidió que se produjeran daños mayores.

No es la primera vez que ocurre un hecho similar. En noviembre de 2014 el Canfranero chocó contra una roca que se había desprendido cerca de Canfranc, entre dos túneles. En aquella ocasión eran cuatro las personas que iban en el convoy. Tampoco hubo que lamentar daños personales, pero el rescate de los dos pasajeros, el revisor y el maquinista resultó complicado debido a que era un lugar de difícil acceso. La piedra, de 2x1 metros, fue retirada al día siguiente.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión