Despliega el menú
Huesca

La DGA pacta un seguro más barato para los ganaderos que alimenten las aves necrófagas

Las reses muertas podrán echarlas en ‘zonas de depósito’ previa autorización. Solo pueden acogerse explotaciones de vacuno y ovino del Pirineo y de otras zonas de protección de estos ovíparos.

La DGA pacta un seguro más barato para los ganaderos que alimenten las aves necrófagas
La DGA pacta un seguro más barato para los ganaderos que alimenten las aves necrófagas
FCQ

Se muere una oveja en una paridera del Pirineo y el ganadero tiene que avisar al servicio de recogida de cadáveres para que se la lleven, aunque viva bajo un cielo poblado de aves necrófagas hambrientas. Ahora, el Gobierno de Aragón quiere impulsar la posibilidad que brinda la ley de que las explotaciones de ganado vacuno y ovino (nunca porcino) que se encuentren en áreas de protección para la alimentación de estas especies puedan solicitar una ‘zona de depósito’ para echar los animales muertos. Para ello, la consejería ha alcanzado un acuerdo con Agroseguro para que rebaje la póliza a los ganaderos y les preste una cobertura mínima para atender contingencias, como una mortandad por enfermedad.

Este convenio, que permitirá abaratar los costes de las explotaciones y de la alimentación de los animales, ha sido impulsado por la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos. De hecho, la opción ya se contempla en el decreto 170/2013, por el que se delimitan las zonas de protección para la alimentación de especies necrófagas de interés comunitario en Aragón, que abarca todo el Pirineo y numerosos municipios (publicado el listado en el BOA del 04/11/2013). Sin embargo, "en su momento no arrancó" porque los ganaderos tenían que pagar igualmente el seguro, por lo que recurrían al sistema de recogida de cadáveres, según explica Enrique Novales, director general de Alimentación y Fomento Agroalimentario de la consejería de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón. No obstante, recuerda que en ese momento ya se consensuó con sindicatos y organizaciones ganaderas.

Esta es la razón que les llevó a negociar con Agroseguro, porque además reconoce que la normativa es muy estricta desde la enfermedad de las vacas locas. "Tampoco podíamos dejar al ganadero al descubierto porque si no tiene seguro y tiene la mala suerte de que se le mueren muchas, debe recurrir al servicio de recogida", comenta Novales. El director general resalta que así se logra que el propietario no tenga que depender la recogida y desde el punto de vista medioambiental se consigue mantener la población buitres.

Precisamente para evitar que esta aumente de una manera descontrolada, como en los años 80 con el incremento del número de granjas de porcino y ante el vertido descontrolado de cadáveres, es por lo que solo es posible la autorización de ‘zonas de depósito’ para ganadería en extensivo y exclusivamente para vacuno y ovino, comenta Juan Antonio Gil, de la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos. Esta entidad, con sede en Aínsa, ya ha difundido la medida entre los ganaderos de Sobrarbe y las Oficinas Comarcales Agrarias para que los ganaderos sopesen estas alternativa. Además, estas zonas para las que ya han recibido varias peticiones en la DGA tienen que cumplir normas de distancias a núcleos habitados, tendidos eléctricos o ríos y barrancos.

Etiquetas
Comentarios