Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

La DPH negocia la compra de 16 hectáreas más del entorno de la Cartuja de Monegros

Ya ha comenzado la primera fase de las obras, destinadas a la consolidación de las cubiertas.

Entrada a la iglesia de la cartuja de Sariñena
Entrada a la iglesia de la cartuja de Sariñena
M. M.

Los municipios del entorno de La Cartuja de Nuestra Señora de Las Fuentes, en el término municipal de Sariñena, ven más acerca su anhelado deseo de recuperar este valioso cenobio que alberga el conjunto mural barroco más extenso de Aragón, y uno de los de mayor interés, obra de Fray Manuel Bayeu.

Tras la adquisición del conjunto el pasado mes de junio a la familia Bastarás, ahora la Diputación Provincial negocia la compra de otras 16 hectáreas de la parte posterior del conjunto, donde se encuentra la fuente que le da nombre y donde se extendían los huertos del cenobio primigenio. "Se está en conversaciones para adquirir la parcela a un precio simbólico, creímos que era indispensable ser propietarios de todo el perímetro para el desarrollo del plan director que se va a desarrollar en el 2016", explica la vicepresidenta de la DPH, Elisa Sancho. Un proceso al que se sumarán estudiosos del monumento, particulares, instituciones y entidades como APUDEPA o la plataforma Salvemos la Cartuja y que definirá los posibles aprovechamientos y usos posteriores.

Por el momento, se acaba de iniciar la primera fase de las obras previstas para la conservación del monumento, destinadas a la consolidación y recuperación de las cubiertas, además de todas las actuaciones imprevistas que vayan surgiendo en un conjunto en estado ruinoso y que desde su fundación en el siglo XVI acumula una atribulada historia . "Muchas actuaciones nos van a venir en obras de urgencia", explica Daniel Zabala, arquitecto de la institución oscense, como la primera actuación necesaria en la torre del conjunto. "Se nos está cayendo a cachos, ha perdido muchas losetas y el chapitel de madera está podrido", explica el técnico.

Ya durante este año se han invertido unos 60.000 euros en actuaciones de limpieza para poder acceder al cenobio y acometer esta primera fase de los trabajos, dotados con 200.000 euros y con una duración prevista de unos tres meses. El objetivo es la salvaguarda de las cubiertas, con un sistema estructural de tejas, cañizos y cerchas de madera muy deteriorado en muchos de sus tramos. "Tendremos que ir desmontando e ir viendo su estado, va a ser un proceso de cirugía", explica Zabala, quien subraya que "en la medida que se pueda respetaremos todo lo original".

A la vez, se avanzará en la redacción de la segunda fase de las obras, ya para 2016, que se centrará en tratar las humedades que presenta el conjunto en el subsuelo y los muros de tapial, y en la torre, de manera que tras estos dos primeros años de obras se habrá preservado el continente del monumento.Plan de usos

Con la adquisición de este Bien de Interés Cultural (BIC), la Diputación inició un proceso junto con las entidades locales de la comarca de Monegros para valorar posibles usos que quedarán plasmados en el Plan Director y de Usos, pensando en el conjunto como motor de actividad cultural de la zona y vía para la diversificación económica rural.

Este plan director ya viene precedido por una serie de propuestas de usos asociados, no definitiva, que en el marco de este proceso de participación habrá que valorar y estudiar su viabilidad y conveniencia, así como su posibilidad de inclusión en programas de financiación europea.

Entre otras ideas, se encuentra la de realizar visitas guiadas con mayor frecuencia y diversificación de la que se ofrecen en la actualidad (los domingos por la mañana), la de realizar formación práctica para alumnos de la Escuela Superior de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de Aragón, con sede en la ciudad de Huesca o la formación de alumnos en materia de albañilería y cantería a través del los programas de Escuelas-Taller promovidos anualmente por el INAEM y que ecofinanciados por el Fondo Social Europeo.

También con fines didácticos y divulgativos sobre la vida de los monjes en las cartujas se ha valorado la posibilidad de rehabilitar una celda de los monjes como parte de una visita guiada.

Entre los usos turísticos también se valorará la creación de una ruta del patrimonio cultural de Los Monegros, que incluiría tanto el patrimonio arqueológico, las iglesias románicas, el mudéjar y los bienes muebles del siglo XVIII, en los que se incluiría la Cartuja y su impresionante conjunto mural. 

La que fue la primera fundación cartuja de Aragón a comienzos del siglo XVI, fue desamortizada por Mendizábal y sus propietarios en el siglo XVIII convirtieron el cenobio en un balneario, queriendo aprovechar las propiedades de las aguas de la fuente que mana en el entorno, una empresa que acabó resultando fallida.

Durante la Guerra Civil fue cuartel de las milicias y después se utilizó como almacén de grano. Miles de sacos ocuparon los espacios de la iglesia, generando un daño irreparable en los frescos laterales de los muros, como se puede ver en la actualidad.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión