Despliega el menú
Huesca

Roban más de 200 corderos en una paridera de Osso de Cinca

?Es el tercer hurto en este mes, por lo que para Asaja se trata de sustracciones por encargo a una trama organizada.

Los cacos se están cebando con las explotaciones de ovino. A lo largo del último mes, han sido sustraídos alrededor de 500 ejemplares de tres explotaciones diferentes de la provincia. El último robo, que fue descubierto ayer, tuvo lugar en una ganadería familiar de Osso de Cinca. Los ladrones se llevaron más de 200 corderos, que podrían haber alcanzado un precio de 90 euros con motivo de la campaña navideña. En total, 18.000 euros, a lo que hay que sumar los daños ocasionados en la explotación.

Según detalló el secretario general de Asaja Huesca, Ángel Samper, los otros dos robos fueron muy similares. Hace 20 días, tuvo lugar el primero en una paridera de Pomar de Cinca, de la que se llevaron 250 ejemplares, y a principios de esta misma semana, se produjo el segundo en una explotación de Curbe, que se saldó con la sustracción de otros 50.

Para Samper, "que sean robos de tal cantidad de animales y además, de un producto cuyo pico de consumo se produce en fechas próximas, indica que se trata de hurtos realizados por encargo y desarrollados a través de una trama organizada". De hecho, insiste en las dificultades de introducir estos animales en el mercado. El secretario general de Asaja Huesca lamentó admitir que es imposible hacerlo "sin la complicidad" de personas en activo dentro del sector.

Lo mismo teme el último ganadero afectado, Miguel Morillo, vecino de Osso de Cinca, que se mostró "frustrado y abatido". Para acceder a su explotación, los cacos, que actuaron de madrugada, rompieron la cadena de la entrada y durante la captura de los animales, causaron la muerte por asfixia de al menos otros cinco ejemplares. Todos estaban dentro de una amplia nave, que está situada a unos seis kilómetros del casco urbano.

Según explicó, todavía eran ayer visibles los restos de las rodadas del camión utilizado para cargar los corderos. De ellos, casi 40 habían sido seleccionados como madres, lo que supone un importante trastorno para la viabilidad futura de la explotación, detalló Morillo. En su caso, es la segunda vez que sufre un robo. El primero tuvo lugar en mayo y en esa ocasión, le fueron sustraídos 49 corderos.

Ante la repetición de estos hechos, Asaja Huesca solicitará una reunión con la Subdelegación del Gobierno, a la que pedirá una mayor presencia de las fuerzas de seguridad en el medio rural. En opinión de Samper, "realizar campañas especiales de vigilancia en explotaciones y en épocas concretas podría ser una posible solución". En opinión de Samper, esta situación podría acabar por vencer a los profesionales de un sector tan damnificado como el ovino.

Etiquetas
Comentarios