Despliega el menú
Huesca

Omella dice que le da igual cómo haya sentado en Cataluña su apoyo al retorno de los bienes

?El arzobispo electo de Barcelona recalca que la vuelta del arte solo depende de las diócesis implicadas.

"No sé cómo ha sentado en Cataluña, pero me es igual". El arzobispo electo de Barcelona, Juan José Omella, respondió así a la pregunta de cómo habían interpretado en su nuevo destino las declaraciones que hizo tras su nombramiento y que ayer volvió a repetir: "Voy a hacer lo que esté en mi mano", para la devolución de los bienes retenidos en Cataluña. "Creo que hay que ser consecuente", añadió, recordando que su postura es la misma desde que fue obispo de Barbastro-Monzón en 1999.

Omella visitó ayer Huesca para impartir la conferencia inaugural de las IX Jornadas de Solidaridad de Cáritas Diocesana, sobre un documento de los obispos españoles con el título ‘Iglesia: servidora de los pobres’.

Con todo, aseguró que desconoce qué puede hacer porque cree que son los obispados de Barbastro-Monzón y de Lérida los que tienen que resolverlo y cumplir las sentencias vaticanas. Afirmó que estos fallos son los únicos que "atan de manos" a los responsables de las diócesis. Así respondió a la petición de que valorara las afirmaciones del obispo de Lérida, Salvador Giménez Valls, en su toma de posesión de que la devolución del arte no está solo en sus manos. Aseguró que no las había escuchado pero apostilló: "Me gustaría que me lo dijera a mí y hablaría con él".

Por otro lado, tampoco parece servirle la excusa que siempre ha argumentado el obispado de Lérida, de que el Consorcio –en el que participan cuatro instituciones catalanas– es el que rige el Museo Comarcal y Diocesano donde se encuentran retenidas las obras. "En el museo ya sabemos cómo están, están prestadas, sácalas", apuntó como solución. Con todo, expresó su confianza en que los titulares de ambas diócesis lleguen a una solución porque "hay una buena actitud". A pesar de todo, agradeció el trabajo de conservación a la diócesis de Lérida porque "ese patrimonio se podría haber perdido en nuestras parroquias pequeñas".

De hecho, se mostró convencido de que ahora es mucho más fácil que cuando él estaba al frente de la diócesis de Barbastro-Monzón porque todo el recorrido "está hecho y no hay más que aplicarlo", en relación a que se han dado muchos pasos y ya hay más sentencias favorables?. A pesar de todo, apeló de nuevo a la tenacidad de los aragoneses.

 
Pide "un gran pacto social"

Con respecto a su conferencia, el electo arzobispo de Barcelona se mostró convencido de que una de las causas de la situación económica actual es una "crisis de valores". "La persona tiene que estar en el centro de toda la economía y de todo el desarrollo social. Si solo se miran las ganancias, volveremos a caer en otra crisis económica", opinó. Además, reclamó "un gran pacto social" que implique a instituciones, organizaciones y asociaciones. Y pidió expresamente a los empresarios "que trabajen para que todo el mundo tenga un empleo estable".

Etiquetas
Comentarios