Despliega el menú
Huesca

Las estaciones de esquí trabajan a contra reloj para intentar adelantar la apertura al día 28

?Las nevadas del fin de semana no dejan grandes espesores pero el frío permite poner en marcha los cañones.

La estación de Astún, ayer, totalmente cubierta de blanco y con los cañones funcionando.
La estación de Astún, ayer, totalmente cubierta de blanco y con los cañones funcionando.
javier broto

La temporada pinta bien. A dos semanas de la gran cita para los esquiadores en el puente de la Constitución, las estaciones trabajan con la nieve caída en los últimos días y han puesto en marcha los cañones, que funcionan 24 horas al día para aprovechar las bajas temperaturas. De momento, ningún centro se atreve a confirmar aún el adelanto al próximo fin de semana.

"Empezamos con buen pie porque ha cambiado el tiempo a registros invernales, pero quedan 15 días y es precipitado decir si podremos adelantar la apertura antes del puente. Nosotros haremos todo lo posible para que sea así", precisó Antonio Gericó, director general del grupo Aramón, que integra a cinco de las siete estaciones de esquíalpino de la Comunidad.

Los espesores acumulados son muy irregulares, ya que las nevadas han venido acompañadas de fuerte viento, de forma que en algunas zonas hay 20 centímetros y en otras nada. Más partido han sacado a las bajas temperaturas porque se ha podido hacer nieve artificial. "Hay que distribuirla, pisarla y eso sí, estamos fabricando las 24 horas del día en tres turnos", explicó Andrés Pita, director comercial de Astún, quien igualmente señaló que la decisión de adelantar el estreno de la temporada, si llega el caso, se tomará ya avanzada la semana.

En la vecina estación de Canfranc el espesor medio es de 15 centímetros y al igual que en el resto los cañones están en marcha. Los siete centros invernales aragoneses suman 1.270 aparatos. "Estamos ilusionados y con ganas. Si sigue así, casi seguro que el 28 abriremos, pero no lo podemos asegurar al cien por cien", dijo el director, Pere Gómez. Por la tarde, en estas pistas del valle del Aragón las temperaturas oscilaban entre los -5 y -10 grados.

La cota de nieve se situó ayer a 600 metros, pero con menos precipitaciones. La circulación apenas se vio afectada. De madrugada y a primera hora había cadenas en algunas carreteras (de Formigal a la frontera, en el puerto de Somport y en los accesos a Cerler y al balneario de Panticosa), pero ya entrada la mañana la situación estaba normalizada.

Eso sí, hizo más frío, con -12 grados a 2.200 metros y rachas de viento muy fuertes. En zonas pobladas, las mínimas se registraron en Mosqueruela (Teruel) y Capella (Huesca), con -2,50, mientras que en Canfranc bajaron a -1,6. El viento se calmó pero aún así en algunos puntos de la provincia de Teruel y de la comarca de Monegros se dieron rachas de 50 km/h.

El frente frío se mantendrá al menos unos días. Para hoy se ha dado aviso naranja por bajas temperaturas en el Pirineo, que podrían llegar a los -10 grados en cotas altas, y amarillo en el centro de Huesca, la ibérica zaragozana y la sierra de Albarracín y el Jiloca, en Teruel.

Etiquetas
Comentarios