Despliega el menú
Huesca

Erik el Belga dice que el tapiz de Roda debe exponerse en su entorno original

El tapiz fue encargado por Pedro Agustín Albanell, prior de Roda entre 1515 y 1545.

Erik el Belga, uno de los más conocidos ladrones de arte del siglo XX, considera que el tapiz de 'La Virgen y el Niño', que él mismo sustrajo en 1979 en la catedral de Roda (Huesca), debe de ser exhibido en su entorno original a fin de que el monumento recobre su significación histórica.

Erik el Belga hace estas declaraciones por teléfono un día después de ser entregada la pieza al Museo de Huesca, tras una laboriosa investigación llevada a cabo por la Guardia Civil que permitió la recuperación del tapiz en Estados Unidos.

Según el que fuera ladrón de obras de arte, de nombre original René Alphonse Ghislain Vanden Berghe (1940), si el tapiz no se exhibe en su ubicación original no sólo pierde significado histórico el monumento de Roda sino también el potencial interés turístico de la localidad.

Recuerda que algunas de las piezas más valiosas que sustrajo en Roda, entre otras la talla de San Juan Evangelista o la silla de San Ramón, han vuelto a ser expuestas en su lugar de origen, con las medidas de protección necesarias.

Destaca, asimismo, que los robos de arte religioso han caído desde que perpetró sus golpes más famosos debido no solo a la desaparición de los más grandes coleccionistas internacionales de estos objetos sino a una mayor protección de los gobiernos hacia su patrimonio.

En su memoria guarda todos los detalles del robo cometido en Roda y la suerte inicial que corrió cada una de las piezas que sustrajo una madrugada del mes de diciembre de 1979.

Un gato hidráulico que dejó unas manchas de aceite en la puerta del claustro de la catedral franqueó el paso al ladrón y sus compinches al interior del recinto, cuyo aislamiento facilitó el golpe y la huida con las piezas en un coche familiar con matrícula falsa.

Erik el Belga recuerda el nombre del marchante alemán que le encargó la pieza y los 35.000 dólares que cobró en esos momentos, una cifra que se ha incrementado posteriormente hasta los casi 400.000 euros de la última tasación realizada.

Destaca que el tapiz se exhibió en Suiza durante un tiempo porque, según afirma, "se pensaba inicialmente que procedía de este país", y posteriormente pasó por las manos de distintos coleccionistas hasta llegar a Houston (EEUU).

El tapiz de Roda fue identificado finalmente en un catálogo de subastas por una investigadora de Lérida, que denunció los hechos ante la Guardia Civil.

Los investigadores, con la ayuda de expertos del Ministerio de Educación, pudieron recuperar la pieza en 2012, en colaboración con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos.

El tapiz, denominado "La Virgen y el Niño", está realizado en lana y seda y tiene unas medidas de 1,24 por 2,68 metros.

Fue encargado por Pedro Agustín Albanell, prior de Roda entre 1515 y 1545, y en su origen debió de ser utilizado como frontal del altar.

Erik el Belga también ha defendido el regreso al Monasterio de Sijena de los bienes vendidos a Cataluña ya que este edificio, a su juicio, carece actualmente de significación como monumento histórico de interés para el turismo.

Etiquetas