Huesca

Visto para sentencia el litigio entre Aragón y Cataluña por los bienes del Monasterio de Sijena

El juicio Aragón y Cataluña han confrontado posiciones sobre a la licitud de los contratos.

Visto para sentencia el litigio entre Aragón y Cataluña por los bienes del Monasterio de Sijena
P. PUÉRTOLAS

El litigio entre Aragón y Cataluña por la propiedad de los bienes del Monasterio de Sigena ha quedado visto para sentencia, tras un tenso juicio en el que ambas partes han confrontado sus posiciones respecto a la licitud de los contratos de venta de estas piezas a la Generalitat de Cataluña.Los contratos son nulos según Aragón

Durante la vista, celebrada en el Juzgado de Primera Instancia número 1 de Huesca, los abogados del Gobierno aragonés y del Ayuntamiento de Sijena han insistido en la nulidad de los contratos hechos entre la Orden de las Monjas Sanjuanistas y el Ejecutivo catalán, ya que se efectuaron sin informar a las administraciones competentes a pesar de que formaban parte de un Monumento Nacional.

Según estos letrados, que han reclamado el regreso de las 97 piezas reclamadas, el contrato efectuado en 1983 se formalizó sin informar al Ministerio de Cultura, y los de 1992 y 1994 sin dar cuenta al Gobierno aragonés, que ostentaba entonces ya las competencias sobre patrimonio.

En sus respectivas intervenciones, han argumentado que los bienes forman parte de una unidad "indivisible" vinculada al propio monasterio y que la venta debió de ser comunicada a las administraciones competentes al afectar a bienes protegidos.

Los letrados se han apoyado en el testimonio del catedrático de historia medieval y miembro de la Real Academia de Historia José Ángel Sesma, para quien un monumento nacional no son sólo las "paredes" sino todas las piezas que contiene

Han solicitado, además, la nulidad de la tasación presentada hace una semana por los letrados de la Generalitat  de Cataluña y del Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) ya que, según han afirmado, excluye cinco valiosas pinturas murales que supondrían ya en sí mismas el 80% del valor del conjunto.

Estos letrados, para quienes el proceso de venta estuvo "plagado" de irregularidades, han insistido en que los contratos son ilícitos ya que no sólo se mantuvieron ocultos sino que la Generalitat los formalizó a pesar de conocer las "servidumbres" derivadas de la adscripción de las piezas a un monumento nacional.Se ocultó al Vaticano

El abogado del Ayuntamiento de Sijena ha apuntado que la realidad de esta operación se ocultó al Vaticano al no informar que se trataba de bienes "indivisibles" procedentes de un monumento nacional, y que, incluso, se trató de una "simulación" al no constar documentos referidos al pago

Posición catalana

Por su parte, los letrados de la Generalitat de Cataluña y del MNAC han defendido la legitimidad de los contratos tras afirmar que las piezas no eran bienes inmuebles y podían ser desgajados del conjunto para su venta a una administración pública como la catalana.

El abogado de la Generalitat, que ha cuestionado la "falta de competencia" de la justicia aragonesa para enjuiciar el caso, ha asegurado que las piezas no fueron declaradas bienes de interés cultural hasta que lo hizo el Gobierno catalán.

En su intervención, se ha amparado reiteradamente en la sentencia del Tribunal Constitucional de 2012 que otorgaba a Cataluña el derecho de custodia de las piezas, para advertir que, aunque el tribunal oscense declarase nulos los contratos, "estos bienes no pueden venir aquí".

En este mismo sentido se ha pronunciado el abogado del MNAC, institución museística que, según ha afirmado, garantiza los preceptos de la Ley de Patrimonio Nacional de protección, conservación y difusión de las piezas

A su juicio, "la cuestión no es si los bienes deben de estar aquí o allí, sino si están protegidos debidamente".

Estos letrados han rechazado las tesis de las parte aragonesa de que la operación fuera un expolio y han subrayado que su único objetivo era proteger unos bienes de un proceso de destrucción que comenzó en la Guerra Civil. "Desde 1936 -ha dicho el abogado del MNAC- hubo actividad en Cataluña dirigida a la conservación y difusión de estos bienes, primero en depósito y luego mediante compra; llevamos 80 años preocupados por estos bienes y se nos dice ahora, en 2014, que no es así".

Esta afirmación ha provocado el enfado del alcalde de Villanueva de Sijena, Ildefonso Salillas, y de algunos vecinos de la población asistentes al juicio.

Un enfado que había sido canalizado previamente por el letrado del municipio, Jorge Español, al afirmar que la operación se llevó a cabo en "secreto" con la finalidad de "despojar" al monasterio de sus bienes.

Etiquetas