Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

​Las cooperativas cierran un año con descensos en la producción y en los mercados

Sectores como el del cereal han visto bajar la campaña en un 30%.

Cosecha de alfalfa.
​Las cooperativas cierran un año con descensos en la producción y en los mercados
Patricia Puértolas

Las cooperativas agroalimentarias de la provincia de Huesca acaban de despedir un año 2014 “gris”, en palabras del presidente de la Federación aragonesa, José Víctor Nogués (a su vez, responsable de la cooperativa Los Monegros de Sariñena).

Como explica, ha bajado tanto la producción como los cultivos, en comparación con un 2013, recuerda, que fue “excelente”. “Veníamos de un periodo en el que el tiempo había sido muy bueno, al contrario que el pasado, en el que disminuyeron las cosechas de cereal de secano y arroz”, comenta Nogués.

En el primer de los casos se estima así una caída en la producción del 30%, mientras que en el segundo, sería del 10%. Se trata del mismo porcentaje que se calcula en el caso de los forrajes y de otros productos que se ofrecen desde estas sociedades, como la producción de piensos, aceites u otros suministros. “La cosecha de maíz está terminando estos días y también se prevé que se va a recoger menos menos”, comenta Nogués.

Del mismo modo, los precios en origen se mantuvieron, indica Nogués, “por debajo de las medias naturales”. Especialmente, en el caso del maíz, que se situó al lo largo del pasado año “por debajo de las expectativas de los agricultores”. Todo ello acompañado además del llamado ‘veto ruso’ que cerró las fronteras del país a los productos provenientes de Occidente. “Aparte de bajar el volumen de la producción, si los precios son también más baratos, al final, eso se resiente en la factura final y revierte en las cooperativas”, comenta el portavoz del sector en Aragón.

Mención aparte merece el sector de la alfalfa, en el que ha predominado la materia prima de segunda y tercera categoría, más difícil de vender en los mercados emergentes de Emiratos Árabes y China. “A la hora de exportar, o se hace con materias primas de primera calidad, con proteína y sin hierbas, o va a ser muy difícil que la acepten los compradores”, comenta Nogués.

Algo que no ha sido posible, de nuevo, a causa del mal tiempo. Las sensaciones tampoco fueron buenas, por otra parte, en el sector ganadero. Especialmente, en el caso del ovino, “al que le resulta difícil competir con terceros países”.

Para el recién estrenado año espera, de este modo, “aparte de tener una buena cosecha, que el mercado respete la economía de los agricultores y podamos continuar trabajando en este sector”. Ya que, como dice, “cuando se trata de las cooperativas, el dinero y las inversiones que se realizan, se quedan siempre en la provincia”.

Etiquetas