Despliega el menú
Huesca

Un conductor se olvida de poner el freno de mano y su coche se empotra contra la estación

El accidente ha ocurrido este mediodía en la capital oscense y no ha dejado ningún daño personal.

El coche empotrado en la estación, en una imagen subida a Twiiter por Santi A.L.
Un conductor se olvida de poner el freno de mano y su coche se empotra contra la estación
@santi_alf/Twitter

Ni siquiera los autobuses que paran cada día en la estación de autobuses de Huesca aparcan tan cerca del edificio como lo ha hecho -por accidente- un conductor de la capital oscense. Muchos han sido los peatones y viajeros que se han sorprendido al ver un coche que, tras bajar varias escaleras, se ha empotrado contra una de las paredes de la estación. En concreto, a la más cercana a la zona donde aparcan los autobuses, que suele estar llena de gente cada vez que llega un vehículo.

Según fuentes de la Policía Local, el conductor del coche accidentado lo dejó aparcado y se olvidó de poner el freno de mano, por lo que el turismo se ha ido desplazando, víctima de la ley de la gravedad, pendiente abajo. Tras recorrer varios metros, el vehículo se ha chocado con la pared y ha quedado aparcado en una curiosa posición, sin causar ningún tipo de daño personal. 

Según informaciones recogidas en el lugar de los hechos, el vehículo se desplazó hasta los soportales deslizándose desde las inmediaciones del paso de cebra de la calle de José Gil Cávez, donde se encontraba estacionado, al parecer sin que su conductor hubiese accionado el freno de mano. "Hay un poco de pendiente y se fue deslizando poco a poco hasta aquí", comentaba una testigo, quien aseguró además que no se había causado daño alguno.

Como señaló esta testigo, el conductor se encontraba próximo al lugar de los hechos. De retirar el vehículo se encargó la aseguradora del dueño, que desplazó una grúa para efectuar su retirada, operación que concluyó poco antes de las cuatro de la tarde.

Sí se han producido, según informa la Policía Local de Huesca, diversos daños en el propio coche, así como algunos más leves en el edificio.

Etiquetas