Despliega el menú
Huesca

La DGA despide a casi todo el personal y externalizará el aeródromo de Santa Cilia

Turismo justifica que genera pérdidas de 300.000 euros al año, que son «insostenibles».

Preparando un vuelo en el aeródromo de Santa Cilia de Jaca
Fotos de los lectores (II)_2
RUBéN Y ELENA

El aeródromo de Santa Cilia, situado a unos 15 kilómetros de Jaca, va a estar unos meses funcionando a medio gas mientras el Gobierno de Aragón, como propietario, pone en marcha el nuevo modelo de gestión que pasa por sacar a concurso la explotación de las instalaciones. El departamento de Economía y Empleo, del que depende ahora a través de una sociedad, justifica la decisión porque las pistas para vuelo deportivo tienen un déficit de explotación de 300.000 euros al año, que califica de «insostenible».

De todos los servicios que se ofrecían, como formación en vuelo deportivo, actividades turísticas o soporte a las avionetas privadas, solo se mantendrá este último mientras se produzca el cambio. Según informa la consejería de Economía, será en pocos meses, aunque no concreta cuántos pueden ser. Mientras tanto, se ha iniciado el proceso de liquidación de la sociedad mercantil autonómica que tenía la concesión, Aeronáutica de los Pirineos S. A. (Apirsa), dependiente de Turismo de Aragón. Como consecuencia, seis de los ocho trabajadores se quedan sin empleo.

El elevado déficit anual es el principal argumento para optar con el cambio de modelo, además de constatar la caída de la demanda de estas actividades tal y como lo demuestra la situación de algunos aeroclubes. «El objetivo es mantenerlo abierto», aseguran desde la consejería, aunque ahora haya un tiempo de transición hasta que se adjudique a una empresa. La idea es que no genere ningún coste a las arcas públicas.

Por el momento, está en marcha el proceso de disolución de la sociedad, por lo que las instalaciones dependerán directamente de Turismo de Aragón. Apirsa es la empresa que se encarga de explotar el negocio desde mayo de 1998, después de la inauguración de las instalaciones en 1997. No obstante, dentro de un proceso más general pasó a asumirla el Gobierno de Aragón.

Sin oferta turística

En esta situación, Turismo de Aragón ha decidido sacar la gestión a concurso, aunque todavía no se han definido las condiciones. De hecho, señalan que será un proceso similar al iniciado con las hospederías, como la de San Juan de la Peña en la provincia de Huesca, que cerró el 31 de enero, y se espera que vuelvan a prestar servicio el próximo mes de mayo después de aprovechar para realizar obras, según informan las mismas fuentes oficiales.

En este caso, la diferencia es que las instalaciones no cierran por completo, según indican desde Economía. De hecho, la sociedad mercantil autonómica comunicó el miércoles los despidos a los trabajadores. De los ocho, solo se mantiene un puesto de piloto y otro de mantenimiento. Estas son las categorías laborales de toda la plantilla, excepto una de las plazas de auxiliar administrativo. Es el mínimo que asegura que se pueda seguir dando servicio a las avionetas privadas, ya que es un punto de referencia para muchos aficionados del vuelo a vela que proceden de diversos países de Europa.

Este es el desenlace de lo que para el Gobierno de Aragón es el principio de una solución, dada la cuenta de resultados. Por ello, desde el mes de enero ya no se pueden hacer reservas ni contratar servicios turísticos en sus instalaciones. De hecho, en su web informan de que la página está en construcción, pero dejan un correo electrónico y un número de teléfono de contacto. Sin embargo, los aficionados del vuelo a vela continuaban ayer disfrutando de esta práctica deportiva en sus pistas, tal y como se puede apreciar en la imagen, en una jornada con actividad. También se podía comprobar que había pilotos de distintos países con sus avionetas.

Preocupación en la localidad

Por su parte, el alcalde de Santa Cilia, Manuel Máñez (CHA), conocedor de la inquietud que se había generado entre los trabajadores y usuarios del aeródromo, pide al consejero de Economía y Empleo, Francisco Bono, del que depende Turismo de Aragón, que aclare el futuro del aeródromo de Santa Cilia ante el cambio previsto en el modelo de negocio, tal y como informó ayer el partido en una nota de prensa. Temen que el cambio de gestión pueda poner en peligro su continuidad, ya que genera gran actividad turística en el municipio y la comarca.

De momento, esta se ha interrumpido ya que desde enero no se pueden hacer reservas para el verano, puesto que hay clientes de otros países que planifican con mucha antelación. Esta campaña turística de verano se pierde.

Etiquetas