Huesca
Suscríbete

Cuatro detenidos en Barbastro acusados de retener y abusar de cerca de 30 mujeres

La Guardía Civil ha desmantelado una red de trata de personas en la Comarca del Somontano en la que un matrimonio de ancianos explotaba laboral y sexualmente de mujeres extranjeras.

El zulo en el que encerraban a las mujeres
El zulo en el que encerraban a las mujeres

Las mantenían encerradas en casa, obligándoles a hacer todo lo que quisieran hasta explotarlas sexual y laboralmente. La Guardia Civil ha detenido en el marco de la Operación LAGA a cuatro personas en la comarca del Somontano acusadas de tráfico de personas.

Al parecer, dos vecinos de Barbastro reunían a las mujeres, todas ellas extranjeras y en situación irregular, y las entregaban a un matrimonio de octogenarios que las encerraban en su casa usándolas "casi como esclavas", recluyéndolas como internas de servicio doméstico, según ha informado el cuerpo armado.

Del total de chicas que pasaron por la vivienda, los agentes han identificado y localizado a 8 mujeres que han procedido a denunciar los hechos, aunque se cree que desde 2009 el matrimonio habría alojado en su casa a unas 30 mujeres.

Por tal motivo, la Guardia Civil procedió a la detención el pasado 12 de noviembre, como supuestos autores de un delito de trata de seres humanos y detención ilegal, de L.J.G., anciana de 85 años y a su marido, R.O.O. de 83 años, al que se le acusa además de acoso, abuso y agresión sexual, además de los dos supuestos complices, J.A.C.G., de 70 años y V.A.L.M, de 58 años., ya que eran conocedoras de la situación en la que se encontraban las chicas y de lo que ocurría en la vivienda.

 Las dejaban sin comer y les amenzaban con denunciarlas

Las supuestas empleadas quedaban alojadas en el domicilio de los ancianos donde eran encerradas sin poder salir, ni mantener prácticamente contacto con el exterior, llegando a romper sus teléfonos móviles y siendo sometidas a situaciones que atentaban gravemente a su integridad física y psicológica.

Como castigo las dejaban sin comer, les impedían el aseo y las amenazaban con ser denunciadas si no accedían a las pretensiones por parte del anciano, llegando incluso a agredir sexualmente a alguna de ellas.

Las mujeren eran llevadas hasta el límite

Durante estos cuatro años, los ancianos mantenían al menos a una de estas mujeres en su casa bajo la oferta de mantenerlas a cobijo de cualquier detención. En principio, según han informado fuentes de la investigación, les ofrecían un sueldo y una manutención que luego nunca llegaba, aprovechándose de su situación de ilegalidad y desamparado para forzarlas a llevar a cabo todos sus intereses.

Cuando una de las mujeres llegaba al límite, el matrimonio la dejaba marchar, sabedores de que por su condición no denunciarían, y se hacían con otra nueva 'empleada' gracias a sus dos colaboradores, los cuales no consta a la Guardia Civil que recibieran dinero alguno.

Sin embargo, una de ellas se atrevió a denunciar los hechos en octubre de este año, acusando al varón del matrimonio de haber abusado sexualmente de ella y de haber estado sometida a multitud de vejaciones bajo la amenaza de ser denunciada a la Policía. Tras su declaración, la Guardia Civil siguió las pista hasta encontrar a las 8 mujeres que ya han formulado su denuncia, coincidiendo todas ellas al señalar, de forma independiente, la casa en la que se habían producido los abusos.

Etiquetas