Despliega el menú
Huesca

Caso Faisán

Interior no adoptará ninguna decisión contra los condenados hasta que la sentencia sea firme

De confirmarse la sentencia no podrían regresar a su puesto anterior sino que se les abriría la posibilidad de volver a optar a ingresar en el Cuerpo por los procedimientos habituales.

Enrique Pamies
La Audiencia Nacional procesa al jefe de Policía de Huesca por el caso Faisán
J. BLASCO

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha asegurado este miércoles que su Departamento no adoptará ninguna decisión contra los dos policías condenados por el soplo a ETA del bar Faisán hasta que la sentencia que les condena a un año y medio de prisión por revelación de secretos sea firme en el Tribunal Supremo. 

Fernández Díaz ha reiterado en varias ocasiones que mientras no se agoten todos los plazos no se tomará ninguna decisión, como podría ser su cese. Ha hecho estas declaraciones tras la inauguración del Centro de Coordinación para la Vigilancia Marítima de Costas y Fronteras en la sede de la Dirección General de la Guardia Civil.

Fuentes policiales han confirmado que no serán expulsado del Cuerpo hasta que el Supremo confirme la sentencia. Estas fuentes se remiten a la ley orgánica de Régimen Disciplinario de la Policía (4/2010), según la cual la condena de inhabilitación supone la expulsión inmediata del cuerpo. No obstante, insisten estas fuentes en que es necesario que el Supremo confirme la sentencia. 

Tanto Enrique Pamies como José María Ballesteros, recurrirán al Alto tribunal el fallo que les condena a un año y medio de cárcel y a cuatro de inhabilitación.

No entrarán en prisión

Las fuente consultadas recuerdan que al ser una condena menor de dos años y no tener antecedentes penales no requerirá su ingreso e prisión pero los cuatro años de inhabilitación sí significa la expulsión de la Policía.

Durante esos cuatro años pierden la posibilidad de ejercer cargo de funcionario público y una vez transcurrido ese tiempo no podrían regresar a su puesto anterior sino que se les abriría la posibilidad, si así lo desean, de volver a optar a ingresar en el Cuerpo por los procedimientos habituales.

Enrique Pamies, jefe superior de policía del País Vasco cuando sucedieron los hechos, actualmente era comisario de la policía nacional en Huesca y José Maria Ballesteros, inspector en el País Vasco cuando se produjo el chivatazo, se encuentra destinado ahora en la jefatura superior de policía de La Rioja.

Etiquetas