Despliega el menú
Huesca

Bienes aragoneses retenidos en Cataluña

La DGA solicita a los obispos que reclamen los bienes o cedan los derechos para hacerlo

La presidenta de Aragón ha remitido una carta a los obispos de Barbastro y Huesca para que reflexionen sobre la cesión de los bienes o, al menos, la cesión del derecho de acción.

El Museo Diocesano de Barbastro guarda su sitio a las piezas retenidas en Lérida
Rudi pide oficialmente poderes a los obispos para reclamar los bienes tras 15 años de litigio
JOSE LUIS PANO

La presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, ha remitido una carta a los obispos de las diócesis de Barbastro-Monzón y Huesca en la que les insta a que si no ceden al Gobierno autonómico el derecho de acción para reclamar a Cataluña la cesión de sus bienes religiosos ante los tribunales, lo ejerciten ellos.

Rudi responde así a la carta que los obispos le remitieron y en la que descartaban la cesión al Ejecutivode la titularidad de los bienes propiedad de las parroquias de la franja oscense y depositados en el Museo de Lérida, así como la cesión de los derechos de acción para que los reclamara el Gobierno autonómico.

En su respuesta, según ha informado a los medios la consejera de Educación y Cultura, Dolores Serrat, la presidenta de Aragón expresa su "profunda decepción" con la postura de los obispados y les invita a reflexionar de nuevo sobre los derechos de acción jurídica.

Una vía que, a juicio de Serrat, "es posible" porque no plantearía a los obispos "ninguna de las dudas que suscita los derechos de la cesión de la propiedad".

Objeciones de los obispos

La presidenta también contesta a los argumentos que esgrimen los obispos para negarles los derechos de propiedad y aduce que el que se tratara de un proceso largo y complejo "no justificaría esta negativa".

Según Serrat, "sorprende" asimismo la supuesta desacralización que supondría que los bienes pasaran a ser titularidad del Gobierno de Aragón, ya que actualmente están depositados en el Museo de Lérida, dirigido por un consorcio civil y no están destinados al culto divino.

En cambio, según el Ejecutivo aragonés, la devolución "sí permitiría" que los bienes recuperaran su papel de culto divino.

Respecto a la posibilidad de que el Gobierno de Aragón pudiera reclamar los bienes por la Ley de Patrimonio, ha recordado que no está legitimado para ello y "tampoco conduciría a ningún sitio".

Cesión del derecho de acción, no de la propiedad

Por ello, el Gobierno aragonés insiste en que si la cesión de la propiedad les puede generar a los obispos algún tipo de dudas con respecto al destino de los bienes, existe la vía de la cesión del derecho de acción, que legitimaría al Ejecutivo como representante de los obispos para reclamar los bienes, o que lo ejerciten las propias diócesis respaldados por el Gobierno.

"Los que tienen la facultad de solicitar la devolución de los bienes son sus legítimos propietarios", ha reiterado Serrat.

Por eso, en su carta Rudi les pide que la ejerciten, ya que se trata de una vía que "no ha sido intentada" y que el Gobierno de Aragón está dispuesto a respaldar.

Serrat ha recordado que el objetivo común de ambas partes es que los bienes de las parroquias aragonesas vuelvan a su lugar de origen y reitera la disposición de Rudi a pactar cualquier decisión con sus legítimos propietarios.

Etiquetas