Despliega el menú
Huesca

Huesca

Doña Letizia apoya, desde Huesca, los estudios de FP

La Princesa de Asturias visitaba la mañana del martes el CPIFP Pirámide de Huesca, interesándose por este tipo de enseñanza y el trabajo de sus profesores y alumnos.

Doña Letizia visita Huesca
Doña Letizia apoya, desde Huesca, los estudios de FP
JAVIER SáNCHEZ

Mucha expectación y un gran revuelo en los pasillos del CPIFP Pirámide de Huesca causaba la mañana del martes la visita de Su Alteza Real la Princesa de Asturias Doña Letizia Ortiz. Muchos, especialmente los más jóvenes, han sido los que querían saludar a esta invitada tan especial, estrecharle la mano o hacerse una foto con ella, pero solo unos pocos han visto cumplido su deseo. 

Al comienzo de la jornada, algunos de los estudiantes salían a la puerta principal con la esperanza de ver llegar la comitiva real. “Me hace ilusión que venga la Princesa a vernos, porque ahora seremos el mejor instituto de todos”, comentaba Alana, de 14 años y estudiante del IES Pirámide, centro que comparte instalaciones con el CPIFP. “Creo que no vamos a poder verla, porque viene solo al centro de Formación Profesional. Nos da pena, porque para una vez que viene a Huesca”, añadía María, compañera de la anterior en Tercero de ESO. A Lorién Ferrer, alumno del grado superior de Edificación y Obra Civil le sorprendió, por otra parte, “el dispositivo de seguridad y de medios de comunicación que acompañan la visita”.

La Princesa llegaba al centro educativo oscense, situado en la carretera de Cuarte, alrededor de las 11.30, después de descender del avión que le ha traído a Huesca y acompañada por la secretaria de Estado de Presupuestos y Gastos, Marta Fernández, la presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi y la consejera de Educación, Dolores Serrat. Daba comienzo entonces una reunión de trabajo con una representación de alumnos y profesores del centro a quienes han acompañado los empresarios que, por convenio, facilitan las prácticas laborales del alumnado y representantes del Instituto Aragonés de Empleo. “Ha participado una representante de los alumnos más jóvenes, que se están formando para acceder por primera vez al mercado de trabajo y también hay una representación de alumnos más mayores, que se ya se formaron en su día para una profesión, que han estado muchos años trabajando, pero que por la situación actual necesitan una recualificación para adaptarse al mercado”, subrayaba Carmen Mallada, jefa de estudios del centro.

Uno de los jóvenes presentes en este encuentro fue Adrián Oliván, delegado de clase del primer año del ciclo superior de Laboratorio de Análisis y Control de Calidad. Como ha asegurado, además de hablar sobre el ciclo formativo que está estudiando, también han conversado con la Princesa sobre la actual situación que atraviesa el país. “Nos ha preguntado nuestra edad, qué estamos estudiando, si nos gusta y cómo vemos el futuro. Le he dicho que ahora es muy difícil que encontremos un trabajo y por eso mismo, tampoco contaremos con experiencia”, comentaba Adrián. La Princesa, añadía el alumno, le ha dado ánimos, y le ha dicho “que había que ser positivo, que la situación está mejorando”. Su Alteza también le ha preguntado por su camiseta de Nirvana. “Me ha dicho que a ella también le gusta el rock”, explicaba el joven, divertido.Del laboratorio al rocódromo

A continuación, la Princesa ha visitado cuatro de las aulas del centro de formación profesional, además de un taller de creatividad en el emprendimiento y uno los laboratorios. Allí se encontraban realizando diferentes ejercicios los alumnos Borja y Juan Carlos, ambos estudiantes del grado superior de Análisis y Control de Calidad. “Nos ha preguntado qué estábamos haciendo y unos estábamos en las balanzas pesando, otros, valorando una disolución en ácido clorhídrico. Estoy contento de que haya venido y de que nos haya saludado personalmente”, relataba el primero. “Ha sido muy simpática y ha mostrado interés por nuestro trabajo”, añadía su compañero, quien ha confesado que se han sentido también “un poco nerviosos”.

La visita ha continuado en el exterior del edificio, en el rocódromo donde los futuros técnicos en energía eólica practican escalada. Allí han acudido también jóvenes que cursan otras titulaciones para aclamar a la Princesa, quien no ha dudado en acercarse a estrecharles la mano. “Siempre te gusta ver a alguien tan conocido y darle la mano. Nos ha preguntado además si estudiábamos en este centro”, explicaba Pablo Abad, alumno de segundo curso de Bachillerato del IES Pirámide. “Solo la he podido ver de lejos, había mucha seguridad. Me hubiera gustado que hubiese visitado todo el instituto”, añadía Tomás Sanmartín, alumno de Primero de Bachillerato. La jornada finalizaba con un pequeño ágape en las dependencias del centro, antes de que la Princesa tomara de nuevo el avión para emprender el viaje de vuelta.

La visita ha dejado un buen sabor de boca en el centro, como aseguraba su director, Roberto Santolaria. “Ha habido un debate interesante sobre la situación actual de la Formación Profesional en Aragón y en nuestro centro como caso particular”, explicaba Santolaria. Como ha asegurado, le han hablado a Su Alteza Real sobre el funcionamiento de los centros de enseñanza integrados “y también las opciones que deben prestar”. “Se ha interesado, sobre todo, por nuestro día a día, por el papel del alumnado y por la labor del profesorado, con quienes ha tenido la oportunidad en todo momento”, añadía el director del CPIFP.Protestas en el exterior

Tampoco han faltado las protestas en el exterior del centro educativo. Un grupo de representantes de diferentes plataformas de ciudadanos “indignados” se han situado en la rotonda y en la entrada que da acceso a las instalaciones desde la carretera para hacerle llegar a la Princesa y a los representantes políticos que la acompañaban, sus reivindicaciones. “Había casi un policía por cada uno de los que estábamos y no nos han dejado pasar. Antes de empezar nos han quitado los carteles que llevábamos. Esa es la democracia que hay en España”, lamentaba Luis, alumno de la Universidad de Zaragoza. “Solo nos quedaba nuestra voz”, añadía una compañera suya.-

Etiquetas