Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

Huesca

La reversión de Jánovas se paraliza y en 5 años ningún afectado ha recuperado sus tierras

El Ayuntamiento anima a pedir licencias de obra para acelerar el proceso, aunque falten las escrituras de propiedad.

Regreso anual para celebrar la fiesta de San Miguel
La reversión de Jánovas se paraliza y en 5 años ningún afectado ha recuperado sus tierras
MAMEN PARDINA

HUESCA. Los antiguos vecinos de Jánovas y sus descendientes regresaron el viernes al pueblo para celebrar la fiesta de San Miguel. Fue solo por unas horas, ya que todavía no han conseguido recuperar los bienes expropiados hace medio siglo para construir el pantano, pese a llevar cinco años embarcados en el proceso de reversión. La Confederación Hidrográfica del Ebro les prometió que los tendrían «en poco tiempo» y ellos confiaban en «volver a ver pronto chimeneas con humo». Sin embargo, la tramitación se ha complicado y actualmente está «estancada», según denuncian el Ayuntamiento y los afectados.

La Confederación ha abierto 127 expedientes desde 2008. En junio de ese año el Ministerio de Medio Ambiente dio por extinguida la concesión de caudales y pidió al organismo de cuenca el inicio del proceso para que los expropiados pudieran recomprar sus posesiones, pero a estas alturas todavía no se ha materializado ninguna reversión, es decir, no ha habido ninguna compraventa efectiva, con la firma de una escritura pública que certifique el cambio de titularidad. Unos afectados están pendientes de los trámites administrativos, otros de pactar el precio con Endesa Generación y los menos afortunados, de ambas gestiones.

Endesa adquirió a Iberdrola en 1993 los activos objeto de reversión: 2.700 hectáreas y las edificaciones de Jánovas, Lavelilla y Lacort, expropiadas a partir de 1961. El Plan Especial de Rehabilitación de Jánovas catalogó 70 inmuebles (entre casas, cuadras, pajares y corrales) y los de Lavelilla y Lacort, una veintena.

La empresa eléctrica ha conseguido hasta ahora cerrar acuerdos económicos con 20 particulares (hace tres años eran 10), y otros siete están pendientes del justiprecio. En este caso la CHE abre una pieza separada y, tras un último intento de acercar posturas, remite la documentación al Jurado Provincial de Expropiación para que fije el valor de los bienes. Es el camino que seguirá la mayoría, vaticina la Asociación de Afectados del Embalse de Jánovas, que agrupa a casi 80 familias.

Por su parte, la Confederación ha resuelto 31 expedientes, comunicados ya a los interesados. Pero para poder escriturar las fincas y pagarlas deben confluir los dos procesos, el acuerdo sobre el precio y el fin del expediente administrativo. No obstante, Endesa aclara que la firma del acuerdo permite disponer inmediatamente de los bienes y solicitar las licencias de adecuación de viviendas y terrenos.

Un complicado deslinde

La empresa y la administración coinciden en que los trámites catastrales han complicado el trabajo, sobre todo por la necesidad de deslindar las fincas de las vías pecuarias (45 expedientes están afectados por caminos ganaderos). Y ambas recuerdan que la reversión de Jánovas es un proceso sin precedentes en España, ya que la administración ha devuelto tierras de excedentes de obras pero nunca pueblos enteros.

La negociación económica tampoco está siendo fácil, aunque Endesa haya rebajado sus exigencias. Inicialmente les reclamó 34 veces lo que les habían pagado hace 50 años, el IPC actualizado, tal y como contempla la Ley de Expropiación, pero la media de las operaciones pactadas está en 11 veces más, atendiendo al menoscabo, es decir, la pérdida de valor de las propiedades.

«El proceso se ha estancado, no evoluciona, los avances son mínimos», afirma el alcalde de Fiscal, municipio del que dependen esos pueblos. Manuel Larrosa entiende las dificultades: la necesidad de dar forma jurídica a las propiedades, la intervención de diversos departamentos, el cumplimiento de distintos plazos, la existencia de herederos, los años transcurridos y el hecho de que sea un proceso inédito. «Ha sido el primer caso y espero que no se vuelva a repetir nunca», dice. Sin embargo, cree que «ha llegado el momento de la verdad».

Hasta el momento solo se ha solicitado una licencia de obras para recuperar la denominada Casa del Pueblo, en la antigua escuela, a iniciativa de una asociación. Pero ninguna para propiedades privadas. Por eso, el alcalde anima a dar el paso: «No vamos a esperar más tiempo. Cualquier vecino que solicite una licencia para consolidar y desescombrar edificios, se la daremos inmediatamente, aunque no tenga aún la propiedad».

Paralelamente, el alcalde lamenta la falta de inversiones este año del Plan de Restitución y advierte de que si en 2014 no hay partidas presupuestarias importantes, «el Ministerio de Medio Ambiente nos habrá tomado el pelo a los antiguos afectados, a los vecinos del municipio de Fiscal y al Ayuntamiento». El citado plan debe dotar de infraestructuras y servicios a los núcleos deshabitados y a otros semihabitados del entorno, en un intento de compensar el retraso sufrido por la desertización demográfica de la zona.

«Los antiguos propietarios no pueden entrar hoy a Jánovas, aunque dispongan de la casa, si no tienen un todoterreno, hace falta un acceso digno. Tampoco hay agua ni otros servicios. Estas actuaciones, al margen de los expedientes de reversión, se podrían estar ejecutando ya para ganar tiempo», propone Larrosa.

Etiquetas