Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

Huesca

Un millar de personas forman una cadena humana en contra de los recortes

El acto ha sido convocado por las mareas verde, blanca, naranja y negra de trabajadores de los servicios públicos.

Alrededor de un millar de personas han formado parte de la cadena humana y multicolor en la que han participado las mareas reivindicativas verde (enseñanza), blanca (sanidad), naranja (servicios sociales) y negra (funcionarios), entre otros colectivos y plataformas ciudadanas, bajo el lema “Los servicios públicos no se venden”, en contra de la política de recortes del Gobierno.

Los manifestantes, unidos de las manos, han formado un gran corro que ha abarcado la mayor parte del centro urbano de la capital oscense, desde la calle San Jorge, donde se encuentra el centro de salud Santo Grial, hasta la plaza de Navarra, frente al edificio de Hacienda, pasando por la calle del Parque (junto a la Facultad de Ciencias Humanas y de la Educación), el Coso Alto (donde se hallan las sedes de Correos y los Juzgados) y los Porches de Galicia (donde está la sede de la Diputación Provincial de Huesca).

“Nos hemos unido todas las ‘mareas’, junto con otros colectivos, para manifestarnos en contra de todos los recortes que está habiendo en el sector público, tanto a nivel de funcionariado, como de otro tipo de recursos públicos”, comentaba Susana Anglada, desde su puesto en esta gran cadena a las puertas de la Facultad de Educación, en la calle Valentín Carderera. Algo más adelante, en dirección a la plaza de la Inmaculada, se encontraba otro joven, Juan Seoane, miembro de la marea verde. “Estamos muy preocupados por todo lo que está sucediendo con los servicios públicos. En el caso de la enseñanza, que es del ámbito del que vengo, nos preocupa el proyecto de ley de la Lomce, que nos va a devolver cincuenta años atrás, además de la pérdida de calidad en la atención a los alumnos”, comentaba Juan

Jesús Brau, representante de los trabajadores de la Biblioteca Pública, se encontraba, por otra parte, junto con sus compañeros, en la calle San Jorge. “Nos interesa que todos los ciudadanos apoyen los servicios públicos y que los gobernantes tengan en cuenta que son necesarios y que no vamos a echarnos atrás porque ellos estén tomando otras decisiones”, aseguraba Brau. En el Coso Alto se encontraba, por otra parte, otro ciudadano oscense, José Sánchez, quien aseguró que había acudido a la manifestación “harto ya de tantos recortes”.

“El futuro hay que pelearlo y hay que aprender a pelear otra vez. Estoy, a pesar de todo, ilusionado, porque cada vez somos más personas convencidas de esta verdad”, añadía José. Bajo los Porches de Galicia, también formando parte de la cadena, junto a otros manifestantes, Enrique Blasco. “Queremos que los servicios públicos continúen como hasta ahora y que se detenga la actual dinámica en la que ha caído nuestra sociedad, que se está viniendo abajo en muy poco tiempo”, señalaba Enrique.

El acto se ha desarrollado de forma pacífica y en un ambiente festivo, en el que no han faltado, dada la época del año, los villancicos alusivos a la actual situación económica y los recortes efectuados por el Gobierno. Parte de los organizadores se han ocupado, además, desplazándose de un lado a otro en bicicleta, de coordinar la unión de todos lo “eslabones” en las diferentes partes de la ciudad, indicando a los participantes cómo debían situarse para cerrar la cadena.

Chocolate y villancicos reivindicativos

En la planta baja de la Facultad de Ciencias Humanas y de la Educación se ha repartido además chocolate para reponer fuerzas. Pancartas y pañuelos verdes ha servido también de unión entre los asistentes. El cántico de “dinero por aquí, dinero por allá”, a voz en grito o a través de los megáfonos, se ha afianzado además como el himno de estas demostraciones ciudadanas. La presencia de los manifestantes ha detenido además el tráfico a lo largo del tramo del Coso Alto. Además en Sariñena, se ha celebrado una asamblea ciudadana en el colegio La Laguna.-

Etiquetas