Despliega el menú
Huesca

Huesca

El corte al tráfico de Rafael Salillas coge por sorpresa a los vecinos

El Ayuntamiento de Huesca se ha basado en un informe de la Policía Local que alega motivos de seguridad.

La entrada a la calle desde Ronda del Isuela presenta una valla de obra y una señal que informa del cierre al tráfico
El corte al tráfico de Rafael Salillas coge por sorpresa a los vecinos
J. S.

El Ayuntamiento de Huesca ha decidido cortar al tráfico la calle de Rafael Salillas, donde se han colocado ahora unos bolardos en la entrada desde la avenida de Ramón y Cajal. En el otro extremo se ha instalado además una valla amarilla de obra, acompañada de una señal portátil en la que se anuncia que el acceso en vehículo queda permitido solo a los residentes.

La noticia ha cogido por sorpresa a Francisco Plaza, presidente del barrio del Perpetuo Socorro, quien asegura que descubrió los pivotes mientras daba un paseo por la zona. “Antes había una señal que prohibía el paso a los coches que entraban desde la avenida de Ramón y Cajal, pero la arrancaron. ¿Quién? No lo sabría decir. Dimos parte a la Policía Local y nos comunicaron que la restituirían, colocándola en una posición que no pudiera arrancarse de nuevo tan fácilmente”, remarcó Plaza. El lugar donde se encontraba dicha señalización vertical se encuentra ahora cubierto por un cono de plástico.

Desde la asociación de vecinos se había pedido la colocación de dicha señal de prohibición, ya que como recuerda el portavoz vecinal, se trata de una vía “muy estrecha, por la que no pueden pasar dos vehículos a la vez”. De esta forma, consiguieron que el tráfico siguiese en un solo sentido. Antes de la colocación de los bolardos, la calle volvió a utilizarse durante una semana en ambos sentidos.

Han preferido cortar la calle antes que volver a colocar la señal. Se trata de una calle pequeñita, pero que realiza su labor, ya que une la avenida de Ramón y Cajal con la Ronda del Isuela”, comentó el presidente de la asociación de vecinos. Ahora, afirmó el representante vecinal, “ya no se puede ir ni para un lado ni para otro” y añadió, a modo de queja: “pase lo que pase, todo va para el barrio”.

Motivos de seguridad

Por otra parte, el concejal de Movilidad del Ayuntamiento de Huesca, Gerardo Oliván, ha asegurado que la presencia de los bolardos en la entrada de la vía desde la avenida de Ramón y Cajal será definitiva y que se trata de una decisión que se ha tomado tras un informe realizado por la Policía Local. “Se habló con los vecinos de esta parte del barrio ya que se trata de un paso muy peligroso, tanto para los vehículos como para los peatones. Con la colocación de los pivotes se ha podido además alargar la acera”, explicó Oliván.

Respecto a la valla de obra situada en la salida de la calle hacia la Ronda del Isuela, Oliván comentó que se trataba de una medida provisional, con el fin de informar a los vecinos de la zona y que será sustituida próximamente por la señalización adecuada.

Etiquetas