Despliega el menú
Huesca

LISTO PARA EMPEZAR

Últimas pruebas antes de la entrada en servicio de la planta de biomasa de Ansó

La industria, que ha supuesto una inversión de 4 millones de euros, generará 20 empleos.

Los operarios ya prueban el funcionamiento de las máquinas.
Últimas pruebas antes de la entrada en servicio de la planta de biomasa de Ansó
L. Z.

La nueva planta de biomasa de Ansó ultima ya su período de pruebas para que pueda entrar en funcionamiento por fin la próxima semana y comience a producir pelets, un combustible para calderas de calefacción doméstica. Se trata de un proyecto largamente demandado por la mancomunidad forestal de Ansó y Fago, que va a permitir volver a gestionar los montes de la zona y que se ubica en la zona de la antigua serrería de la localidad.

Según explicó ayer el alcalde de Ansó, Félix Ipas, todo está prácticamente listo para que comience a operar. Únicamente queda una última prueba "que se realizará esta semana cuando venga un técnico experto en este tipo de maquinaria y ya se empezará a producir en serie", apuntó.

La idea de crear una planta de biomasa surgió hace 7 años. "Entonces se empezó a hablar de este proyecto y en los últimos años se ha ajustado a las necesidades reales", añadió el primer edil. Además han sido necesarias muchas licencias y permisos y el proceso de montaje de la planta ha durado seis meses.

Ipas destacó varios factores positivos del proyecto. Por un lado el medioambiental "porque volveremos a gestionar nuestros bosques y los cuidaremos y limpiaremos ya que la materia prima del proceso de producción es la madera", destacó. Además, se van a crear unos 20 puestos de trabajo entre la planta, la distribución y las cuadrillas forestales. Y por último, "vamos a ofrecer a los usuarios un combustible mucho más limpio y barato", subrayó.

La construcción de la planta ha supuesto una inversión superior a los 4 millones de euros y estará gestionada por una empresa en la que la mancomunidad de Ansó y Fago tiene el 10% de las acciones y el resto es capital privado.

"Es un proyecto muy demandado porque tenemos la materia prima y había que darle salida y gestión al monte, ya que era una preocupación importante", afirmó Félix Ipas. "Además es muy novedoso porque ahora en Ansó podremos cambiar las calderas y con este combustible tendremos un pueblo muy limpio", concluyó el alcalde.

Etiquetas