Despliega el menú
Huesca

HUESCA

Las últimas lluvias aseguran un 25% del agua necesaria para la próxima cosecha

El presidente de Riegos del Alto Aragón, César Trillo, asegura que se trata todavía de una cantidad muy pequeña y que habrá que estar pendientes del deshielo en primavera.

Las últimas lluvias aseguran en torno al 25% de la provisión de agua necesaria para la próxima campaña agrícola en la provincia de Huesca. Así lo aseguró este jueves César Trillo, presidente de la Comunidad General de Riegos del Alto Aragón en el marco de la celebración de la III Jornada Técnica organizada por la entidad junto con el CITA en el parque tecnológico de Walqa y en la que se trataron en esta ocasión los sistemas de control de los retornos de agua en los caudales. "Estamos mejor de lo que estábamos el 20 de octubre, antes de comenzar las lluvias. Entonces, escasamente teníamos el agua imprescindible para garantizar los abastecimientos de las industrias y las explotaciones agroganaderas", aseguró el presidente de la comunidad de regantes.

Aún con todo, sigue siendo una cantidad de agua muy escasa, fruto de la suma de las abundantes precipitaciones caídas en el valle del Cinca y las muy escasas aguas que han mojado, por otra parte, la cuenca del Gállego. "Nos hace falta el otro 75%. Hemos perdido, por decirlo así, un mes para nosotros precioso, el que transcurre, aproximadamente, entre el 20 de septiembre y el 20 de octubre y que suele ser muy abundante en lluvias, solo que este año no lo ha sido", comentó Trillo.

De todas formas, no todo está perdido aún para los agricultores de la provincia. Y es que, como aseguró el portavoz de la Comunidad General de regantes, queda todavía "mucho invierno y mucha primavera". "Sin embargo, de no repetirse estas lluvias de aquí hasta Navidad es probable que no llenemos los embalses y si no llenamos los embalses, será imprescindible el inicio de la campaña por cupos. Otra cosa es que después, en primavera se pueda arreglar la situación en función de la nieve procedente del deshielo", subrayó el presidente de los regantes.

Trillo recordó de esta forma cómo el sistema de Riegos del Alto Aragón es un sistema dependiente de la regulación de sus caudales, así como de la nieve que cubre las cumbres del Pirineo, y en el que en cada campaña se debe soltar un hectómetro cúbico procedente del Gállego y otro, del Cinca. "Pero esa cantidad de agua, muchas veces, no la lleva el río y es necesario desembalsar. De es esta forma, queda patente como en Riegos del Alto Aragón dependemos de los embalses, además de lo que se pueda aportar en la temporada de deshielo por encima de esos dos hectómetros cúbicos", comentó Trillo.

Biscarrués y Almudévar

El presidente de los regantes oscenses aseguró además que, de haberse tenido la oportunidad de almacenar el agua en esta campaña, no habría sido necesario el establecimiento de cupos, y en estos momentos, tras las lluvias de estos días, la reserva de agua garantizaría un 50% o un 60% de las necesidades de la próxima campaña. "Lo único positivo que hemos logrado esta campaña ha sido la aprobación, aunque muy restringida, de la declaración de impacto ambiental positiva de Biscarrués. Pero falta, sin embargo que el proyecto de Almudévar salga a información pública. Son temas en los que la Administración sigue estando muy dormida", afirmó Trillo.

Respecto a la Jornada Técnica, que reunió en el edificio Félix de Azara del parque tecnológico a cerca de 120 participantes y media docena de ponentes, la mayoría de ellos del CITA, Trillo abogó por la necesidad de que se siga apoyando la labor de investigación de entidades como el propio CITA y el Aula Dei.

Etiquetas