Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

HIDROGRAFÍA

Los embalses del Gállego, el Cinca y el Ésera, en estado de emergencia

La CHE recuerda que es normal que los pantanos estén vacíos en octubre, pero admite que la falta de lluvias es "preocupante".

La falta de lluvias provoca que los embalses aragoneses se sigan vaciando, aunque una vez acabada la campaña de riegos de este año esa escasez no tiene grandes consecuencias -el problema llegará si las reservas de agua no se recuperan para el inicio de la siguiente campaña, a principios de 2012-.

Según los índices de sequía que elabora mensualmente la Confederación Hidrográfica del Ebro, a lo largo de septiembre los pantanos del Gállego, el Cinca y el Ésera han caído por debajo de los umbrales a partir de los cuales su situación se considera de emergencia. Además, la presa de Yesa, en el Aragón, está a punto de hacer lo mismo, aunque todavía se encuentra en niveles de alerta. Los embalses del Guadalope, el Huerva y el Aguas Vivas también están en alerta, mientras que los del Noguera Ribagorzana y el Martín se mantienen en prealerta. Los únicos pantanos aragoneses en niveles de normalidad son los del Jalón y los del Matarraña.

Pese a todo, el presidente de la CHE, Rafael Romeo, recordó ayer en Zaragoza, que es normal que los embalses estén así en esta época del año. "Lo preocupante no es que los pantanos estén muy bajos, sino que hemos tenido un año hidrológico muy malo con muy poca lluvia y muy poca nieve -explicó Romeo-. Eso es lo que crea cierta inquietud, pero hay que esperar a ver cómo evoluciona el nuevo año hidrológico que acaba de empezar, confiemos en que llueva y estemos atentos por si hace falta tomar medidas".

Romeo también destacó que, salvo en los grandes sistemas, la campaña de riego ha permitido satisfacer "relativamente bien" las demandas de agua. "En Riegos del Alto Aragón, en el canal de Aragón y Cataluña y en el de Bardenas han sufrido prorrateos y hubo que tomar medidas casi desde el principio de la campaña, pero en el resto de las cuencas, y dentro de lo que cabe, el riego se ha dado con relativa normalidad", subrayó el presidente de la CHE.

El protocolo de actuación en sequía de la Confederación prevé que, cuando alguna de las juntas de explotación se sitúe en situación de alerta -la gran mayoría ya lo está-, la CHE debe constituir una comisión permanente de la sequía. No obstante, fuentes del organismo de cuenca confirmaron ayer que de momento los técnicos no lo consideran necesario.

Etiquetas