Huesca
Suscríbete

COMEDORES ESCOLARES

Inquietud por el recorte de horas a las monitoras de comedor de tres colegios

UGT dice que con el nuevo horario, "algún niño volverá a clase sin comer". La medida afecta al Sancho Ramírez, Pío XII y San Vicente, pero se puede extender por la provincia.

El colegio Sancho Ramírez convocó ayer una asamblea para informar a los padres de la nueva situación.
Inquietud por el recorte de horas a las monitoras de comedor de tres colegios

Los alumnos de tres colegios de Huesca tendrán que comer más deprisa a partir del mes de octubre. La razón es que Educación ha dado orden de recortar el horario de las monitoras de comedor: de las dos horas y media actuales a dos horas. La medida afecta al Sancho Ramírez, San Vicente y Pío XII, donde el periodo de descanso del mediodía es solo de dos horas, de 12.30 a 14.30, y no de tres. Los sindicatos creen que se trata de "un recorte social" que tendrá efectos directos en los niños al reducirse el tiempo de cada turno para comer.

En el colegio Sancho Ramírez, donde hay 310 usuarios del servicio (la mitad de Infantil) repartidos en dos turnos, las monitoras tendrán que apañárselas para en esas dos horas montar el comedor, llevar a los niños más pequeños, darles de comer y recogerlos. Con la media hora más, llegaban 15 minutos antes y se iban 15 minutos después, lo que permitía alargar el periodo de comida, además de otro tipo de prestaciones, como la tutoría de comedor, pensada para informar a los padres.

Precisamente en este centro, que cuenta con 15 monitoras, se celebró ayer por la tarde una asamblea para informar a los padres. Una portavoz de la APA señaló que no supieron nada hasta el viernes y no ocultó la preocupación de los padres porque ven difícil que se pueda atender a tantos niños en menos tiempo.

Aunque según la consejería de Educación no se trata de un recorte sino de "un ajuste", motivado por el nuevo contrato de comedores y en aplicación de una normativa del 14 de abril de 2011 que establece que en los centros con descanso de dos horas al mediodía, el horario de las monitoras debería ajustarse a este periodo. "No va en detrimento de los alumnos", señalaron fuentes de Educación, que quisieron tranquilizar a los padres, en el sentido de que si surge algún problema, se intentará solucionar.

La medida también afectará a varios colegios de la provincia. Los sindicatos todavía no conocen los nombres, pero calculan que serán una decena. De momento, dicen, no se piensa aplicar en Teruel y Zaragoza. "En Huesca parece que lo quieren cortar y no van a dejar ningún centro donde el periodo de contratación sea superior al de intersesiones (el descanso al mediodía)", declaró Rosa Serrano, secretaria regional de la Federación de Servicio de UGT, de la que dependen estas trabajadoras.

Lavar manos y poner la mesa

En su opinión, afecta de forma importante a la calidad del servicio "porque en dos horas es muy difícil dar dos turnos de comida", ya que las monitoras también se encargan de montar el comedor, recoger a los alumnos en las clases, lavarles las manos, llevarlos a las extraescolares, quitar la mesa, servir la comida, ayudar a los más pequeños a comer, además de realizar actividades con ellos. "Si sigue habiendo recortes y nosotras nos limitamos a hacer nuestras funciones, habrá algún niño que vuelva a clase sin comer. Es muy triste, pero es así", dijo.

En su día, aunque hubo colegios que cambiaron el periodo del mediodía de tres a dos horas, el contrato de las monitoras se mantuvo en dos y media, porque Educación consideró que era necesario, tratándose del mismo número de niños pero con un tiempo más reducido para la comida. Las nuevas empresas adjudicatarias del concurso se subrogaron a las empleadas con las mismas condiciones, pero una vez comenzado el curso la Dirección Provincial comunicó a los centros que solo pagaría las dos horas.

Serrano criticó la gestión de la comunicación en todo este conflicto. Por un lado, las empresas, aseguró, se presentaron al concurso sin saber que iba a producirse ese recorte; el equipo directivo se enteró a principios de septiembre; y los padres, "si no los hubieran convocado las monitoras, no sabrían nada, y tiene derecho a saber que sus hijos van a tener solo media hora para comer".

Etiquetas