Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

QUEDA PENDIENTE

Sobrarbe mantendrá abierto San Victorián pero todavía está por decidir si sigue la restauración

Hoy es la última ruta del verano, pero la Comarca trabaja para ofrecer servicio de guías todo el año. La DGA valorará la continuidad de las obras en el cenobio de su propiedad.

La iglesia fue construida en su mayor parte en el siglo XVIII, época a la que pertenece parte de la decoración conservada.
Sobrarbe mantendrá abierto San Victorián pero todavía está por decidir si sigue la restauración
ELENA PUéRTOLAS

Las visitas guiadas al monasterio de San Victorián, situado en El Pueyo de Araguás, acaban hoy. Sin embargo, la Comarca de Sobrarbe se resiste a cerrar las puertas de su monumento más emblemático, que abrió por primera vez el 3 de agosto tras años de restauración y más de dos décadas cerrado al público. En este mes y medio, han pasado por la iglesia de este cenobio, considerado uno de los más antiguos de España, cerca de 1.500 visitantes. Ahora, la Comarca organiza un nuevo programa de rutas que permitirá ver durante todo el año uno de los enclaves más relevantes en el antiguo reino de Aragón en el siglo XII . No obstante, la fecha de la próxima visita no está fijada.

Sin embargo, el Gobierno aragonés todavía no ha definido el futuro del edificio de su propiedad, en el que aún no se ha dado por concluida la última fase de restauración. El presupuesto se ha agotado y aún queda mucho por hacer. Tanto el presidente de la Comarca de Sobrarbe, Enrique Campo, como el alcalde de El Pueyo de Araguás, Jesús Buetas, confían en que la restauración ya "no se detenga", a pesar de que son conscientes de las dificultades económicas. Al mismo tiempo, "llevamos tantos años demandando su apertura, que estamos encantados con los visitantes que ha tenido", apunta Buetas.

Todavía no se han terminado las obras del claustro, donde se ha invertido en la consolidación de los muros. Las obras, que comenzaron en octubre de 2009 con un presupuesto de 711.000 euros, se han centrado en la rehabilitación de la iglesia, especialmente del pavimento, puesto que la cubierta se sustituyó años antes del mismo modo que se reformaron los accesos al templo y su estructura. También se ha incidido en la recuperación de la techumbre del claustro, que todavía está sin concluir, por lo que este verano no se ha podido visitar.

Aunque el plazo de ejecución era de 13 meses, los trabajos se han prolongado por los hallazgos arqueológicos encontrados. Ahora, el visitante puede contemplar los restos de una antigua planta primitiva de la iglesia que podría datar del siglo VI, que se han dejado a la vista en el interior del templo actual, construido en su mayor parte en el siglo XVIII.

La mayor urgencia en estos momentos es la consolidación de la conocida como parte privada de San Victorián, que el Gobierno de Aragón ha adquirido en el último año. Entre estas edificaciones, que el inversor quería convertir en un gran establecimiento hostelero -como ya hizo con el Monasterio de Boltaña-, se encuentra el palacio abacial o la hospedería. Sin embargo, la ruina se ha apoderado en los últimos años de estas construcciones. Ahora, el primer paso será definir qué merece la pena conservar.

Tampoco se puede subir a la torre por cuestiones de seguridad, aunque también fue objeto de mejora y está consolidada. Por ahora, solo la iglesia se ha abierto al público, delante de la cual se encuentra el cementerio con tumbas hasta de los años 80, pertenecientes a la última familia que habitó allí hasta finales de los años 90. Por ello, en las últimas décadas del pasado siglo hubo quien pudo ver las dependencias gracias a la amabilidad de sus residentes. Esa parte pasó a manos privadas en 1874 cuando, tras la desamortización, los monjes abandonaron el cenobio.

Pero mientras se define el futuro del monasterio, tanto la inversión a realizar como los usos futuros, la Comarca de Sobrarbe continuará con las visitas guiadas todo el año gracias a los fondos del programa piloto del Plan de Desarrollo Rural. Todavía está por definir la frecuencia y el sistema, pero "será un cambio cualitativo", detalla la técnico de Cultura de la Comarca de Sobrarbe.

Se quiere ir más allá de las visitas guiadas concretas y, por ejemplo, organizar rutas por varios monumentos a las que habrá que apuntarse vía web o en las oficinas de turismo. Cerca de San Victorián se encuentran verdaderas joyas del románico como la iglesia de San Vicente de Labuerda del siglo XIII, Muro de Roda del siglo XI; o San Juan de Toledo, entre otras. De este modo, las visitas no se quedarán reducidas a la temporada estival, por las que han pasado más de 2.500 turistas desde el inicio de la campaña.

Etiquetas