Huesca
Suscríbete

VANDALISMO

San Lorenzo no se libra de las pintadas

El entorno del histórico inmueble es zona de paso entre las calles de bares de la capital oscense.

Pintadas en la basílica de San Lorenzo de Huesca
La basílica de San Lorenzo no se libra de las pintadas
J. S. B.

Pintadas de pretendido carácter feminista y antirreligiosas –una cruz invertida incluida- así como varias firmas de vándalos, afean desde hace ya un tiempo la fachada lateral de la basílica de San Lorenzo en Huesca y en la que tiene su capilla además el patrón de la ciudad. El templo tal y como se conoce hoy en día data del año 1608 y es de estilo gótico. La fachada central, que da a la calle de San Lorenzo, fue diseñada en el siglo XVIII por el arquitecto José Sofí y tiene forma de parrilla invertida, símbolo del martirio del santo oscense.

La zona afectada se encuentra en la plaza de los Urreas de la capital oscense, zona de paso, muchas noches, de los usuarios de la zona de bares. El muro se haya formado de ladrillo y cuenta además con una puerta metálica de acceso que también se encuentra manchada de pintura. Las fachadas de enfrente a la del histórico edificio que sirve lienzo a los gamberros y aledaña por la calle de San Lorenzo exhiben también dibujos realizados por los vándalos, además de la suciedad y los malos olores provenientes de contenedores de basura y orines.

La fachada del templo da también muestras de humedad en su extremo más cercano a la calle de San Lorenzo y alejado a su vez de las pintadas. El decoloramiento de algunas de las pintadas da muestra, por otra parte, de la antigüedad de las mismas. En ausencia del párroco de la basílica, que se encuentra de vacaciones en estos momentos, el vicario de la Diócesis de Huesca, Nicolás López, se mostró sorprendido ante la noticia y aseguró que daría comienzo "una investigación" para averiguar en qué estado se encuentra el histórico inmueble a día de hoy.

Etiquetas