Huesca
Suscríbete

ANTIGUAS FÁBRICAS

Las máquinas derriban un silo de 45 metros y 600 toneladas en la harinera de Villamayor

La demolición de este depósito, de chapa de acero, se completará mañana. Los especialistas retirarán las planchas de uralita de la fachada de Porta.

La máquina 'muerde' la chapa de uno de los silos de Villamayor, cuyo derribo está previsto que se complete mañana
Las máquinas derriban un silo de 45 metros y 600 toneladas en la harinera de Villamayor
. RAFAEL GOBANTES

Parece un gran diente que come y arranca la chapa como si fuera una piel de plátano. Envuelta en ruido y polvo, la máquina muerde uno de los dos silos de la harinera de Villamayor. Y lo hace rápido, tanto, que mañana puede que la construcción haya desaparecido de la faz de Huesca. El depósito, con 45 metros de altura y 600 toneladas de peso, será el primero en sucumbir a una demolición que empezó hace apenas dos semanas y que dejará limpio el suelo donde hace 60 años se ubicaron las dos fábricas de harina, Porta y Villamayor.

Pasará aún mucho tiempo antes de que otras torres sustituyan a las que hasta ahora han definido la silueta de Huesca cuando se llega a la ciudad por la carretera de Zaragoza. Serán las de las 1.300 viviendas planeadas para este polígono, en el centro de la capital oscense. Algunos de los nuevos edificios, con 15 plantas, serán tan altos como los silos que ahora caen.

De momento, el compromiso de los propietarios de las 8 hectáreas situadas entre la avenida de Martínez de Velasco y la ronda de la Estación es derribar ahora las dos harineras y dentro de tres años, el resto de naves y construcciones levantadas en la zona. Algunas de ellas están ocupadas por pequeñas y medianas empresas que se hallan a pleno rendimiento. De momento, el derribo no incide en el desarrollo de su actividad salvo por los problemas de polvo y por el corte de electricidad que hace una semana dejó sin luz a la vecindad por unas horas.

Más rápido de lo previsto

Por lo demás, la demolición transcurre según lo previsto, incluso más rápido de lo esperado. El jefe de obra, Juan González, comentaba ayer que pensaban que el silo iba a estar lleno de maquinaria hasta arriba. «Pero solo había máquinas hasta una altura de 6 u 8 metros y después, solo estaban las paredes de chapa», explicó. Al comprobar que estaba prácticamente vacío, que no tenía peso añadido, se acometió su derribo.

Iba a llevarse a cabo de otra forma, pero lo que se está haciendo es «ir comiendo por los lados para configurar una T y cuando tenga esa forma, se pondrá a la máquina el brazo largo para llegar a los alerones», explicó el encargado de Usabiaga, empresa que realiza la demolición. Cuando la máquina alcance la parte superior, cortará, como si fuera una gran tijera, los alerones de chapa de acero y tirará de ellos hacia abajo. Allí, otra pieza los volverá a cortar para cargarlos en los camiones de López Soriano, grupo que ha comprado los metales de desecho para reciclarlos.

Tras derribar este, se empezarán a limpiar los alrededores del silo de hormigón, que está coronado por una cubierta roja. Mide entre 55 y 60 metros y para derribarlo será preciso amontonar a sus pies los escombros suficientes para crear una plataforma desde la cual las máquinas tendrán más fácil llegar arriba, donde comenzará la demolición.

En Harinas Porta la actividad se retoma mañana. Será cuando lleguen los especialistas en el desmontaje de uralitas. Según indicó González, en la fachada de Porta hay chapas de fibrocemento que hay que retirar antes de iniciar el derribo. «Hace falta un equipo especializado para quitarles el amianto, sacarlas y llevarlas al gestor autorizado», señaló el jefe de obra. En Villamayor también hay un pequeño porche de uralita. Todo esto se hará entre mañana y pasado mañana porque el lunes se empezará a derribar la fachada de la fábrica de Porta.

Etiquetas