Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

HUESCA

La DGA propondrá a Aena la redacción de un plan para impulsar el aeropuerto

La aerolínea Pyrenair se disolverá a finales de septiembre si no hay un proyecto que le permita volar en enero.

Esta imagen de un avión recién llegado al aeropuerto de Huesca podría no repetirse el próximo invierno.
La DGA propondrá a Aena la redacción de un plan para impulsar el aeropuerto
R. G.

El Gobierno de Aragón va a solicitar una reunión con Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (Aena), la empresa pública adscrita a Fomento, para proponer la elaboración de "un plan de negocio" que permita reanudar la actividad e impulsar el aeropuerto Huesca-Pirineos. Pero, el tiempo juega en su contra.

Seis meses después de que se desatara la crisis y el aeródromo altoaragonés se quedara sin actividad, no hay futuro para unas instalaciones que siguen abiertas sin vuelos comerciales. Apenas aterriza alguna avioneta deportiva o el helicóptero de la Guardia Civil en unas pistas para las que Aena cuenta con 17 empleados fijos, a los que se suman los empleados de subcontratas como limpieza y seguridad. Todo ello para mantener unas puertas abiertas a la nada con un saldo negativo anual de 4,2 millones de euros en 2010.

La aerolínea altoaragonesa Pyrenair que operaba en Huesca, y que canceló sus vuelos sin previo aviso el 15 de febrero por "problemas de liquidez", amenaza con que si no existe un plan que defina el uso y sobre todo si no se mejora el transporte para los usuarios o existe una tarea de promoción, no volará la próxima temporada. Ya está organizada para ofertar entre el 1 de enero y al 8 de abril de 2012 con un centenar de vuelos desde Madrid, La Coruña y Palma de Mallorca, los tres puntos desde donde ya ha comprobado que hay demanda de esquiadores que quieren practicar el deporte blanco en las estaciones del Pirineo. La compañía está dispuesta a ponerla en marcha, pero con condiciones.

Sin embargo, la decisión de poner a la venta los vuelos no está tomada a la espera de conocer 'los planes' de las administraciones públicas. De hecho, el presidente de la compañía, Hugo Puigdefábregas, asegura que "si no hay avances" acerca de futuro de las instalaciones, para el 20 de septiembre "se acordará disolver la compañía", de la que forma parte la Cámara de Comercio de Huesca con tan solo un 2,5% del accionariado.

El único operador urge una solución, pero esta no existe. El consejero de Urbanismo, Vivienda y Transportes del Gobierno de Aragón, Rafael Fernández de Alarcón, aseguró hace un mes y solo días después de anunciarse el nuevo ejecutivo que en los siguientes días se analizaría la situación para "buscar los medios" y conseguir que el aeropuerto oscense sea una infraestructura "útil y rentable". En ese momento, se apuntó que era uno de los asuntos por resolver en los que se pondría "especial interés".

Ahora, nada se explica de los detalles o las ideas que tiene el ejecutivo acerca del 'plan de negocio' que quiere proponer a Aena. La solución no es fácil, pero el departamento confía en que la reunión para marcar las pautas sea en septiembre.

De poco servirá el plan director, elaborado por el gobierno del Partido Popular durante la construcción del aeródromo, que preveía la puesta en marcha de rutas regulares con Madrid y Barcelona con 35.000 viajeros el primer año -que se fijó en 2003 aunque finalmente se estrenó el 10 de mayo de 2007-. En seis años, habría seis rutas que alcanzarían los 185.000 viajeros para 2017. Ahora, la situación es otra.

Desde que el 15 de febrero Pyrenair cancelara sus vuelos y dejara a 1.800 pasajeros si billetes, han llovido las ideas pero ninguna se llevó a plasmar. El ex consejera de presidencia, Eva Almunia, organizó una reunión con la participación de Aena, el Ministerio de Fomento, el Ayuntamiento de Huesca y los agentes económicos de la capital oscense el pasado 21 de febrero. Ahí se acordó la creación de una sociedad promotora del aeropuerto a partir de la reconversión de Prodesa en TuHuesca así como la composición de un comité de rutas, al estilo de comunidades como la gallega o la valenciana, para el que no se dio ni un solo paso.

El impulso del vuelo deportivo, que según la Agencia Española de Seguridad Aérea (AESA) "no es compatible" con el comercial; o el interés por recuperar la actividad formativa, después del cierre a finales de enero de la escuela de pilotos con sede en Sabadell, Top Fly, que ha formado en las pistas oscenses promociones de hasta 140 alumnos chinos, fueron algunas de las ideas que nunca se llegaron a materializar. Aunque en este último caso se explicó que había negociaciones con una empresa de formación, todo quedó en nada con la llegada de las elecciones y el cambio de gobierno.

En los últimos tres meses solo 33 pasajeros han pisado las pistas, incluso menos que el año anterior en el que también cesó la actividad en verano. Desde que se inauguró el 10 de mayo de 2007, la única actividad comercial han sido los vuelos de esquiadores organizados por Pyrenair durante poco más de tres meses en las cuatro temporadas y el organizado desde Londres por Aramón los tres últimos inviernos.

Etiquetas