TRABAJOS URBANÍSTICOS

Las obras de urgencia avanzan para abrir el día 15 el castillo de Monzón

Se va a colocar una valla perimetral y un túnel de acceso para evitar el peligro de desprendimientos.

Vallado perimetral de las obras de urgencia para poder abrir el castillo al público.
Las obras de urgencia avanzan para abrir el día 15 el castillo de Monzón
JOSÉ LUIS PANO

El castillo templario de Monzón podrá salvar la temporada estival, en la que más visitantes recibe esta fortaleza. Las gestiones realizadas por el nuevo equipo de Gobierno municipal han dado sus frutos y tras el cierre cautelar, decretado a comienzos de junio por el propietario de la fortaleza, el Ministerio de Hacienda, ante los desprendimientos de cascotes de la fachada de la capilla de San Nicolás, ya se ha adoptado una medida «transitoria». Así lo calificaba la alcaldesa Rosa María Lanau, ya que al menos permitirá volver a abrir las puertas al público el día 15.

El martes comenzaron los trabajos de instalación de un vallado perimetral en la iglesia de San Nicolás del castillo y un andamiaje de madera con forma de túnel en la puerta de entrada al inmueble. El Ministerio de Hacienda adjudicó el contrato a la empresa Prames por un importe de 7.000 euros y marcó un plazo de ejecución de quince días.

Todo apunta a que las obras acabarán a mediados de mes por lo que -como informó la alcaldesa- el castillo volverá a abrir al público el viernes 15 «o lo más tardar el 16». El vallado y el andamio son las medidas de seguridad ante posibles desprendimientos de cascotes de las fachadas que ha determinado la Dirección General de Patrimonio, que a comienzos de junio ordenó el cierre cautelar hasta que se subsanara el problema. De esta forma, el público podrá acceder a la capilla de San Nicolás, uno de los espacios de mayor interés de la fortaleza ya que en él se encuentra el audiovisual y centro de interpretación de la Orden del Temple.

El equipo de gobierno ha mostrado su satisfacción por la inminente reapertura del castillo y, a la vez, recordó que es la administración central, en su condición de propietaria del monumento histórico-artístico nacional, la que tiene la obligación de mantenerlo en buen estado.

La alcaldesa, Rosa María Lanau, denunció que los Ministerios de Hacienda y Cultura no destinan una partida importante a la restauración de la fortaleza templaria montisonense como sí lo hacen en otros castillos como es el caso de Loarre o en el de Peñíscola, que forma parte de la Ruta del Temple junto al de Monzón, Miravet, Tortosa y Lérida. «Monzón por su historia se merece bastante más que un vallado y un andamiaje provisionales. Estamos contentos por la adopción de medidas porque el problema se ha solucionado transitoriamente y podremos abrir en verano en la época de más visitas, pero esta solución», remarcó Lanau.