Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

ARTE Y EDUCACIÓN

José Beulas decide construir junto al CDAN un nuevo edificio para la creación artística

El pintor y su esposa pagarán los 400.000 euros del coste de la obra, que se hará en su jardín a partir del próximo otoño. La edificación tendrá forma de cubo, con fachadas de cristal, y estará iluminada de noche.

Maqueta de Sixto Marín con los distintos edificios que configurarán en el futuro el territorio del CDAN.
José Beulas decide construir junto al CDAN un nuevo edificio para la creación artística
S. M.

José Beulas (Santa Coloma de Farnés, Girona, 1921) está decidido. «Si las instituciones no pueden, lo haremos nosotros». Y anuncia que va a construir en su jardín un estudio para becados que, además, dotará al CDAN (Centro de Arte y Naturaleza) de un nuevo espacio de trabajo hasta que se construya el proyectado segundo edificio. Ya cuenta con el proyecto básico y ha iniciado la tramitación administrativa. Las previsiones indican que las obras pueden comenzar a final de verano y estar concluidas en el plazo de un año, lo que significaría que en el otoño de 2012 el «sueño» de José Beulas y de su esposa María Serrate de convertir su finca en un espacio para la creación artística, al modo de las academias europeas de Bellas Artes, tomaría cuerpo definitivo.

El nuevo estudio es un edificio con forma de cubo con una superficie de 218 metros cuadrados y tres plantas, diseñado por el arquitecto Sixto Marín, colaborador de Rafael Moneo, que supervisa todo el proceso. El proyecto está presupuestado en algo más de 400.000 mil euros, que sufragarán íntegramente José Beulas y María Serrate, que quieren así facilitar la formación de jóvenes artistas del mismo modo que Beulas recibió en su juventud una beca que le permitió hacer una residencia en la Academia de Roma. «No sería justo que yo no hiciera lo que esté en mis manos para que otros también lo puedan hacer», dijo el pintor.

Jardín privado con uso público

La futura edificación estará situada en un extremo del jardín privado del matrimonio, la parte más natural donde muchas especies arbóreas han nacido espontáneamente, concretamente en el punto más cercano a la carretera A-132 y al CDAN, detrás del estudio que en su día realizó García de Paredes, y que también se destinará a becados. Esta ubicación permitirá facilitar el acceso con el jardín del museo y salvaguardar la privacidad de los Beulas. En definitiva, será un edificio de uso público en un territorio privado.

Sixto Marín ha proyectado un inmueble muy versátil en el que podrán convivir sin interrupciones el trabajo del becado con las actividades del CDAN, al que le resuelve los problemas de espacio que sufre tras la paralización del proyecto de construcción de un segundo edificio, por falta de presupuesto. «Ese hubiera sido nuestro sueño, pero no podemos asumir tanto y menos en solitario», dijo Beulas.

«José y María son conscientes de la actividad que desarrolla el CDAN y de que carecemos de espacios, así en el proyecto de Sixto Marín se han aunado las dos voluntades: la de crear un lugar para que los artistas puedan trabajar y, por otro, la de cubrir la necesidad de un lugar en el que mostrar las obras que realicen, exhibir los fondos de la colección y desarrollar actividades didácticas o talleres», dijo la directora del centro, Teresa Luesma. La planta baja está destinada a actividad del CDAN, mientras que la sótano será el estudio del artista con su zona de descanso y la alta se configura como una terraza mirador desde la que se divisará todo el jardín.

Una caja de luz

Sixto Marín se refirió al edificio como «una pequeña caja de sorpresas» que por la noche se transformará en «una caja de luz, que llamará la atención hacia el conjunto del CDAN». «Será como pequeño faro», dijo Luesma. El arquitecto explicó que este 'cubo', que pasará desapercibido en el entorno que le rodea, tendrá todas sus fachadas de cristal, «lo que no significa que sea transparente, porque detrás de algunas habrá una pared de ladrillo, pero le permitirá relacionarse con el entorno de manera muy diferente. En unos sitios el jardín entrará dentro del edificio y en otros se reflejará, con lo que pasará desapercibido dentro del territorio». Comentó que la luz llega profusamente a todo el edificio. A la planta sótano a través de un jardín interior, mientras que la primera tendrá iluminación cenital al igual que la ideó Moneo para la sala principal del CDAN.

El proyecto de Sixto Marín guarda otra relación con el centro de arte y naturaleza al darle la misma altura que se ha establecido para el segundo edificio, y con el estudio de García de Paredes con el que comparte la dimensión en planta, así «hace de bisagra entre los dos mundos», dijo Marín.

Este estudio «será el primero de todo el conjunto que vean quienes circulen por la A-132 y estará en perpendicular con la ampliación del museo, el día que se haga», explicó José Beulas.

Edificio sostenible

Será, además, un edificio «absolutamente sostenible. La energía que consuma, tanto para calefacción como aire acondicionado, será por aerotermia y la iluminación por leds de bajo consumo y larga duración», comentó Marín. Resaltó además que la construcción supondrá reordenar esta parte del jardín de los Beulas.

El pintor aseguró que el proyecto básico ya ha sido aprobado por el Colegio de Arquitectos y por el Ayuntamiento y, en estos momentos, está a la espera de la autorización del departamento de Obras Públicas del Gobierno de Aragón para hacer un acceso desde la carretera que permita acometer la obra sin entorpecer la actividad del CDAN. «En cuanto tengamos todos los premios, empezamos», dijo. «Estoy muy ilusionado y quiero hacerlo en vida para que sea a mi gusto», concluyó Beulas.

Etiquetas