Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

SD HUESCA

Un gol cada 100 minutos

El aterrizaje de Tariq ha aumentado las posibilidades ofensivas del equipo de Onésimo.

Tariq contempla sonriente un momento del entrenamiento de ayer celebrado en el campo del Montearagón.
Un gol cada 100 minutos
JAVIER BLASCO

Cinco partidos. Dos saliendo desde el banquillo. Tres como titular. 318 minutos sobre el campo. Y tres goles. El desembarco de Tariq no ha podido ser más ventajoso para la SD Huesca. El delantero procedente del Granada aumenta las prestaciones ofensivas de un equipo que andaba bastante reñido con el gol.

Onésimo tiene más donde elegir, que era lo que se perseguía con la contratación de este ariete corpulento de 185 centímetros de estatura y especialista en fajarse con los centrales sin treguas ni componendas. Nacido circunstancialmente en los Emiratos Árabes Unidos, Tariq se ha acoplado al Huesca en un periquete. Se le nota feliz en los entrenamientos. Ha entrado con buen pie en el vestuario y ya se ha ganado a la afición.

«Me siento muy a gusto con mis compañeros. A ellos les debo que las cosas me estén saliendo bien de momento», comentaba Tariq a la conclusión del encuentro del domingo frente al Rayo, en el que consiguió dos de los cuatro goles del conjunto azulgrana. Debutó el pasado 29 de enero contra la Ponferradina. Su salida ayudó a dinamizar un partido que se ganó con un tanto de Camacho sobre la bocina.

Siete días después logró su primer gol. Fue en la visita a la Unión Deportiva Las Palmas. Su cabezazo -hasta ahora solo ha marcado de esta forma- sirvió para rescatar un punto.

El estreno como titular llegó ante el Girona. Roberto estaba sancionado y lesionado. Tariq dejó algunos destellos de clase, pero el equipo acabó cediendo en el tiempo de prolongación. En Salamanca repitió en el once. Tampoco marcó, aunque tuvo una formidable ocasión que desperdició por adelantarse demasiado la pelota.

Pero su gran día fue el pasado domingo. Dos testarazos impecables abrieron la senda de la victoria, en una jornada histórica ante un gallito como el Rayo. «Yo trabajo para el equipo y lo importante es sacar los partidos adelante. Si luego además puedo hacer gol, mucho mejor», insistía Tariq tras su exitosa actuación, tratando de huir del protagonismo exacerbado.

El punta del equipo oscense se quedó con ganas de triplete. Cuando le hicieron penalti cogió el balón para fusilar a Cobeño. Pero Camacho sacó los galones y le hizo ver que el lanzamiento era cosa suya. «No pasa nada. Se acercó, me dijo que tenía confianza para tirarlo y ya está», comentó Tariq, que corrió detrás del aragonés para abrazarle y zanjar cualquier tipo de especulación.

 

Complementario con Roberto

Otra cuestión que ha quedado clara es que Tariq y Roberto se complementan bien. Jugando con dos puntas -como el día de la Ponferradina- o con 'Torreta' de enganche, como en el tramo final contra el Rayo Vallecano. Las bajas del Huesca para Vigo pueden contribuir a que ambos asomen en el equipo inicial. En Balaídos faltarán los lesionados Sastre y Bauzá y los sancionados Camacho y Echaide, a los que habrá que añadir al gallego Toni, por una cuestión contractual con el Celta.

Etiquetas