Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

SOCIEDAD DEPORTIVA HUESCA

Una «felicidad incompleta»

Onésimo celebraba una victoria «merecida» pero oscurecida por la lesión de Bauzá.

Los jugadores del Huesca saludan a la grada desde el centro del campo con la victoria en el bolsillo. Antes, El Alcoraz hizo la ola.
Una «felicidad incompleta»
RAFAEL GOBANTES

Meter cuatro goles al Rayo Vallecano en una matinal festiva, con el público haciendo la ola, haría que en otras circunstancias Onésimo Sánchez hablase con el ego saliéndole por las orejas. Ayer no. La grave lesión de David Bauzá oscureció sus pareceres sobre un encuentro que, por otra parte, admitía muchas lecturas positivas. «No es una felicidad completa por el tema de David, es una mala noticia. Tampoco me han gustado los cuatro últimos minutos. Pero el equipo ha demostrado solvencia, jerarquía, ganas... Hemos intentado hacer fútbol y tuvimos una dosis de acierto que ha faltado otros días».

Siempre respetando y alabando al Rayo, que un día fue su casa, el entrenador del Huesca hablaba de «un comienzo parejo, con opciones para ambos, pero hemos hecho más. Por eso nos hemos hecho merecedores de la victoria». Era un día con varios alicientes, y entre todos ellos volvieron a sobresalir las ganas de victoria de unos futbolistas a los que el míster volvía a calificar con «un once». El trabajo de muchos meses «se va cumpliendo, y ante el mejor equipo de la categoría hemos demostrado que competimos y podemos ganar a cualquiera».

Son «tres puntazos y un momento bueno». Onésimo quería que los suyos disfruten de las próximas horas hasta la cita del jueves en Vigo. El cuadro oscense ve el descenso a ocho puntos y One dice tener «mucho trabajo por delante. Si nos acompañan otros resultados, mucho mejor. Trabajamos con una plantilla, no con un once, y elegimos lo que pensamos que en ese momento son los mejores». Y se centran en los duelos de casa, donde más se ha de sumar, sin descartar desplazamientos como el de esta semana a tierras gallegas, preludio de la visita del Xerez el próximo domingo.

Incidiendo en la altísima efectividad de ayer, Onésimo recordaba que «hay veces que tienes diez ocasiones y metes una y otras en que hay siete y metes cuatro. Es el fútbol. Lo importante es saber a qué se juega, y mi gente lo sabe. Igual que en los momentos malos no nos llenábamos de problemas, en los buenos no vamos a ser vanidosos. Hay que seguir hasta completar el objetivo y un buen año».

Sobre la actitud del Rayo, enfrascado en graves problemas económicas y dolido con las críticas vertidas por la presidenta, Teresa Rivero, Onésimo se pronunció en términos similares a los de la previa. «Conozco bien esa casa y son temas desagradables que ojalá se solucionen».

Por su parte, el preparador rayista, José Ramón Sandoval, suspendió en un primer momento su rueda de prensa porque al término del partido tuvo una reunión en el vestuario con Teresa Rivero en la que esta les recriminó su actitud durante el choque. Después, sí habló ante los medios para dar la cara por sus futbolistas. «No hemos merecido tanto castigo. El portero del Huesca ha sido el mejor del partido», analizó.

«Estoy orgulloso de esta gente, que se ha dejado el alma. Vamos a apostar por este club y una afición que se lo merece. A nosotros nos interesa llegar a final de mes, y si no hubiera entrega en mis jugadores entregaría mi dimisión. Han querido ganar más que nunca para demostrar que están ahí sin cobrar. Cualquiera lo ha visto. Esto no va a beneficiar a un Rayo que era líder hace dos semanas», expresaba un Sandoval que prometió «trabajar y trabajar».

Etiquetas